Estrés laboral: Algunas técnicas para evitarlo

El estrés laboral es una enfermedad bastante común, lo que no quiere decir que sea una patología simple, todo lo contrario, es bastante compleja. En este post conoceremos algunas técnicas para evitarla.

La dinámica laboral a la que estamos acostumbrados, lamentablemente puede acarrear muchas enfermedades y problemas de saludo. Una de las más comunes es el estrés laboral.

Estrés laboral: Algunas técnicas para evitarlo

Estrés laboral: Algunas técnicas para evitarlo

El estrés dentro del trabajo puede generarse tanto por factores externos como internos. Así es, dentro del primer grupo nos podemos encontrar con agentes tales como ruidos molestos, exceso en las cargas de trabajo, diferentes condiciones climáticas, poca luminosidad ó espacios demasiados pequeños dentro de las oficinas. En cambio, los factores internos son los que tienen que ver con los aspectos que determinan a una persona, por ejemplo la poca tolerancia a la frustración, la excesiva autoexigencia o la dificultad para poder organizarse, entre otras.

En cualquiera de los casos, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “el estrés es una enfermedad peligrosa para las economías industrializadas y en vías de desarrollo, que afecta la salud física y mental de los trabajadores y en consecuencia su producción”.

Ahora bien, ¿cómo podemos hacer para evitar el estrés laboral? El primer paso es enfocarse en el trabajo y decidir por dónde se empezará. La recomendación es hacer una lista con las tareas diarias a realizar, y organizarlas según la inmediatez e importancia que requieren. La idea es comenzar por aquellas tareas que resultan más urgentes y armar la agenda del día de acuerdo a las metas propuestas. También es importante no abordar muchas cosas a la vez, ni sobre exigirse. Es también necesario aprender a delegar tareas, eso ayudará a manejar y controlar las situaciones estresantes.

Otro factor que ayudará a evitar el estrés laboral es aprender a manejar el horario laboral y dividir el día. Tomarse unos minutos de descanso para respirar y mover brazos y piernas, es un buen ejercicio de relajación. En los trabajos en los que se pasa la mayor parte del la jornada sentado es necesario aprovechar los intervalos para tomarse un café, un vaso de agua o ingerir algún alimento que ayuden a mejorar la concentración y el rendimiento.

La actividad post oficina también es indispensable, practicar algún deporte, reunirse con amigos o buscar alguna actividad que logre desenchufarse de la rutina y del exceso de trabajo. Estas medidas ciertamente pueden ayudar a combatir síntomas de estrés y a evitar que éste derive en una enfermedad mayor.

El estrés laboral es una enfermedad bastante común, lo que no quiere decir que sea una patología simple, todo lo contrario, es bastante compleja y lo es más en aquellos individuos con determinados rasgos de personalidad que tienen un mayor riesgo de caer en un cuadro de estrés, como en el caso de los “adictos al trabajo”, quienes muchas veces se olvidan que deben trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Esta actitud afecta el rendimiento laboral, pero también se extrapola a la vida personal y familiar del individuo.

Foto│sarah en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...