El INE prevé que España perderá 500.000 habitantes en una década

España ha pasado de unas perspectivas de crecimiento de casi tres millones de habitantes a la previsión de un descenso de la población en más de medio millón de habitantes antes del 2021. Los motivos son el descenso de la natalidad, el envejecimiento de la población y, sobre todo, una cifra anual de emigrantes por encima de la de inmigrantes durante la próxima década.

En 2008 el Instituto Nacional de Estadística (INE) preveía que España alcanzaría los 49 millones de habitantes en 2018. Actualmente somos 46,1 millones, una cifra que ha ido en aumento durante los últimos años. Por aquel entonces, y según recuerda El País Clasificados, nuestro país estaba en el segundo lugar a nivel internacional en lo que a recepción de inmigrantes se refiere, solo por detrás de Estados Unidos. Pero la crisis ha invertido la tendencia, hasta el punto que hemos pasado de unas perspectivas de crecimiento de casi tres millones de habitantes a la previsión de un descenso de la población en más de medio millón de habitantes antes del 2021.

Cerca de 600.000 personas habrán abandonado España a finales de año


Ya solo el balance de 2011 pinta un panorama negativo. Se espera que 580.850 personas hayan abandonado el país antes de final de año, mientras que solo 450.000 personas vendrían del extranjero para establecerse en España. De hecho, el número de emigrantes de este 2011 no solo es el más alto de los últimos años, sino que al finalizar el primer semestre ya superaba en más de 30.000 el de todo el 2008. Esta dinámica se calcula que se mantendrá durante la próxima década, y se espera que las salidas superen a las llegadas en 100.000 personas hasta 2014. Un dato a destacar: de cada 10 personas que marchan, 9 son inmigrantes. En líneas generales, son «extranjeros jóvenes que engrosan la población activa«, explicó para el rotativo antes citado el catedrático de Sociología Antonio Izquierdo, de la Universidad de A Coruña.

Pero no solo las perspectivas migratorias provocarán el descenso demográfico. También influirá el descenso de la natalidad, acentuado por el impacto del baby boom. Según informa Público, la generación que nació antes del fenómeno ha pasado su etapa de mayor fertilidad, y las posteriores (las que hoy tienen entre 25 y 35 años) no podrán mantener tasas similares, pues están integradas por miles de personas menos. De este modo, la natalidad descendería en cerca de un 5%. A ello se le añade que la generación nacida tras la Guerra Civil es bastante más numerosa que las anteriores, lo que contribuye a un envejecimiento de la población.

Y si hay envejecimiento, hay más defunciones. Así parece que sucederá en 2019, cuando el número de fallecidos superará al de nacimientos. No obstante, nuestra esperanza de vida no está en riesgo. Los hombres vivirían una media de dos años más, hasta los 80,9 años, mientras que las mujeres lo harán un año y medio más, hasta los 86,3 años. En términos económicos y demográficos, un dato preocupante, pero que al menos nos ayuda a no temer por nuestra salud. Algo es algo.

Foto: wicho en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...