¿Cómo puedo solicitar un voluntariado?

El SVE (voluntariado europeo) es el más conocido, pero también podemos hacer uno internacional, ayudar desde casa o dedicar nuestras vacaciones a colaborar con una ONG.

Seguro que más de una vez habéis oído hablar del voluntariado en el extranjero. Se trata de una forma original y muy interesante para completar nuestra búsqueda de empleo, en la que además de ayudar a otras personas también ganamos nosotros. Nos ayuda a reforzar el currículum, a aprender o mejorar idiomas, nos permite viajar y conocer nuevos lugares y culturas… Si estáis pensando en hacer un voluntariado y no sabéis como, aquí os dejamos las mejores opciones para solicitar un voluntariado:

  • Servicio de Voluntariado Europeo (SVE): seguramente sea el más conocido. Se accede desde el Portal Europeo de la Juventud, y en él participan el voluntario, la organización que lo envía y la de acogida. Los tres deben estar acreditados para participar en el SVE, financiado por la Comisión Europea. Pueden participar jóvenes de 18 a 30 años con residencia legal en Europa, y el programa les proporciona el alojamiento, la manutención, una parte considerable del viaje, seguro médico, clases de idiomas e incluso dinero para gastos cotidianos.
  • Voluntariado internacional: el SVE solo trabaja en Europa, por lo que si queremos extender el voluntariado más allá del viejo continente podemos recurrir al voluntariado internacional. Destaca el programa de la Red de Voluntarios Global, que ofrece proyectos en países como Argentina, Brasil, Costa Rica, Panamá, Guatemala, EEUU, Kenia, Uganda, Ruanda, Etiopía, Vietnam, Tailandia, Filipinas, Nepal o las Islas Fiji. Está asociada con organizaciones comunitarias locales; y aunque a diferencia del SVE el voluntario paga una cuota por participar en el programa luego recibe ayudas para los desplazamientos al aeropuerto y gastos de alojamiento, formación o manutención.
  • Voluntariado virtual: algunas ONG permiten desempeñar el voluntariado virtual, o lo que es lo mismo, aprovechar nuestras habilidades para ayudar desde casa, por ejemplo, escribiendo en los blogs de las organizaciones, llevando sus redes sociales, ofreciendo soporte informático o ejerciendo como creativos o diseñadores gráficos para los organismos que ayudan a los más necesitados sin afán de lucrarse.
  • En vacaciones: cada vez es más frecuente desempañar labores solidarias en vacaciones. Eso si, los voluntarios deben pagarse el viaje ya que a las ONG no les interesa enviar a trabajadores para solo unos días, lo que ha hecho proliferar los viajes de conocimientos y sensibilización en los que desde una implicación mínima el voluntario colabora con la ONG. En esta categoría se pueden incluir los campos de solidaridad, donde los voluntarios deben trabajar un número de horas.

Vía: Infoempleo

Foto: Stephan van Es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...