¿Cómo ha afectado la crisis al mercado laboral?

La crisis ha hecho que los servicios le hayan ganado terreno a la construcción, pero el empleo es más precario y con unas plantillas más viejas que en los años previos a su estallido.

La respuesta a esta pregunta siempre será negativa. A día de hoy hay 3’8 millones de parados más que hace siete años, cierto, pero desde 2007-2008 el mercado laboral español ha cambiado de forma drástica, como hemos visto a lo largo de estos años. En este post vamos a ver los efectos de la crisis en el mercado labroal:

  • Más servicios, menos construcción: la construcción ha pasado de ocupar al 23% de españoles al 6%, y los servicios han tomado el testigo pasando del 66 al 77%, aunque en algunos lugares supera el 85%. Uno de los efectos más graves ha sido la precarización del empleo en los servicios, que por otra parte son el motor de la tímida recuperación.
  • Menos contratos temporales: uno de los efectos de la precarización ha sido la facilidad para despedir a los trabajadores con contratos temporales, gracias en parte a la reforma laboral. Hay menos trabajadores con este tipo de contratos, aunque paradójicamente cada mes vemos como aumenta la contratación temporal mientras la indefinida suele bajar.
  • La valoración de la educación: desde 2007, los universitarios han pasado de ser el 23% de ocupados al 42% (otra cosa es que su empleo sea acorde con sus estudios), mientras que los trabajadores que solo han completado al educación primaria han pasado del 32’32% al 7’22%. La educación importa y mucho.
  • Más mujeres ocupadas: uno de los pocos datos positivos es que el porcentaje de mujeres ocupadas ha crecido cuatro puntos, del 41% de 2007 al 45% del pasado mes de septiembre. Dos razones explican esto: que muchas mujeres se han incorporado al mercado laboral tras la pérdida del empleo del cabeza de familia y que mientras un 25% del empleo lo han perdido los hombres, las mujeres solo han perdido el 10%.
  • Trabajadores más mayores: en 2014 tenemos un 11% más de trabajadores mayores de 45 años, que representan el 41% del total, lo que habla del envejecimiento del mercado laboral. El principal efecto colateral de este envejecimiento son las dificultades que tienen los jóvenes para encontrar un empleo, lo que se traduce en los altos índices de paro juvenil que hay en España.
  • Desempleados de larga duración: pese al envejecimiento de las plantillas, los trabajadores más veteranos son los que tienen más dificultades de volver al mercado laboral. Las cifras son evidentes: los parados de larga duración (más de un año sin empleo) han pasado de ser el 26% del total en 2007 a ser el 66% según la última EPA. Muchos de ellos se convierten en parados de muy larga duración.

Vía: Expansión

Foto: Antonio Rubio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...