Cómo aumentar la productividad trabajando menos horas

Ser productivo es algo relacionado con trabajar muchas horas, pero no siempre es así. De hecho, a veces se es productivo trabajando menos horas, especialmente cuando se saben gestionar los descansos, se concilia la vida laboral y personal y se evitan las tomas de decisiones innecesarias, entre otras cosas

Aumentar productividad trabajando menos horas

Siempre se ha creído que hay que trabajar muchas horas para ser productivo. Esto es especialmente cierto en lugares como la tecnología o las consultorías, donde se piden a los empleados que hagan multitud de horas extras para sacar los proyectos adelante.

Por este motivo, a veces parece que se está condenado a trabajar muchas horas si se quiere ser muy productivo y destacar sobre los demás. Por suerte, hay varias formas de aumentar tu productividad sin ser adicto al trabajo, pudiendo tener un horario normal y ser igual de productivo que cuando trabajas horas extras.

Trucos para ser más productivo trabajando menos

Para ser productivo, hay que saber que la mente tiene una cantidad limitada de energía que se consume. De hecho, pequeñas decisiones que haces en el día a día pueden acabar con tu energía rápidamente, haciendo que luego seas menos productivo. La falta de energía también mata la productividad, una cualidad importantísima en muchos trabajos.

Una buena forma de evitar este pequeño estrés es simplificando las cosas irrelevantes para no tener que tomar tantas decisiones. Por ejemplo, algunas personas siempre visten igual para no tener que decidir qué ponerse, al igual que otras todos los días comen el mismo menú o algo muy parecido. Todo esto hará que tengas más energía para lo realmente importante.

Los conflictos y las discusiones también tienden a agotar la energía, especialmente cuando se dan de forma acalorada. Cuando eso pase, trata de calmarte y bajar el tono de la conversación, haciéndola también un poco más lenta.

Para tener una mayor productividad y agilidad mental, el deporte es fundamental. Irónicamente, se run adicto al trabajo te quita tiempo para practicarlo, haciendo que seas poco productivo. Por este motivo, siempre saca tiempo para ir al gimnasio, salir a correr o salir a pasear y estarás mucho más despejado.

Eso sí, hay que tener en cuenta que la agilidad mental y la energía no son siempre constantes a lo largo del día. Algunas personas son más productivas por la mañana, mientras que otras lo son por la tarde. Conoce tus picos de productividad y úsalos para las tareas más complicadas, dejando las tareas más simples para los momentos de cansancio.

A la hora de sacar tareas adelante, descansar es fundamental para no sobrecargar la mente. Una buena idea es trabajar en ventanas de 45 o 50 minutos y descansar 15 o 10 minutos cada hora.

Finalmente, aprende a conciliar la vida profesional y personal. Tener una vida demasiado centrada en el trabajo y descuidar la familia o los amigos puede deprimirte, haciendo que tus niveles de energía acaben bajando. Además, mantén un equilibrio en tu vida, teniendo la casa ordenada, comiendo de forma saludable y rodeándote de gente que te aporte cosas positivas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...