¿Cómo afecta la crisis a los que tienen trabajo?

En época de crisis, los que más sufren sus efectos son los trabajadores, tanto los que han perdido su puesto de trabajo como los que a duras penas los mantienen. Bajada de salarios y pérdida de beneficios sociales son las consecuencias más sangrantes de la inestabilidad económica.

Es muy común poner de relieve las dificultades por las que pasan las personas que han perdido su trabajo o que no encuentran un primer empleo, ya sea a causa de una crisis como la actual o de otras circunstancias coyunturales (años atrás también había mucho paro en países como España y no se decía que hubiera una crisis).

Cada vez resulta más complicado mantener un puesto de trabajo.

Sin embargo, existe también un alto porcentaje de población activa que sufre la crisis sin haber perdido su trabajo. Este ‘sufrimiento’ se percibe entre los trabajadores en aspectos tan fundamentales como las bajadas de sueldo, la reducción de jornada (con la pertinente reducción del salario), los expedientes de regulación de empleo (que provocan un consumo adicional de las prestaciones por desempleo que podamos tener posteriormente), la pérdida de beneficios sociales, etc.

Por otro lado, lo que también se ve tremendamente afectado por esta situación de incertidumbre económica es la estabilidad contractual. Cada vez son menos los trabajadores que van a su trabajo con la tranquilidad de que van a poder continuar en sus puestos. Incluso los funcionarios, que en principio disfrutan de mayor estabilidad al tener su lugar de trabajo asegurado de por vida, empiezan a sentir los efectos de la crisis ante inminentes “quiebras” de ayuntamientos o instituciones públicas.

Con el objetivo de acelerar el crecimiento económico y la salida de la crisis, pero quizás con no mucho acierto, estos últimos días el Gobierno de España ha aprobado medidas relacionadas con el trabajo, como la ampliación de los contratos de prácticas (que podrán llegar a los 3 años y realizarse hasta los 30 años) o posibilitar que las empresas mantengan a un trabajador con contratos temporales por más de dos años.

Pero ¿qué es lo que ocurre realmente en las empresas? Los tipos de contratos y casos son innumerables y en muchas ocasiones bordean la legalidad. Hay jóvenes que van encadenando contratos temporales con otros de prácticas realizando, eso sí, el mismo trabajo durante siete años y sin conseguir un puesto estable. Hay trabajadores que después de dos años son despedidos y la empresa los sustituye por nuevos trabajadores (sin la experiencia acumulada del anterior) con un salario inferior. Hay muchos casos en los que los empleados ejercen su labor y asumen responsabilidades por encima de lo que indica su contrato.Y como éstos, muchos otros. La clave para que estos abusos sigan funcionando es que, en la mayoría de los casos, es preferible mantener un trabajo, por precario que sea, antes que pasar a engrosar las listas de desempleados.

Foto por totalAldo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...