Así afecta la tecnología y la automatización a tu trabajo

La tecnología afecta a tu trabajo, tanto de forma positiva como de forma negativa. Por un lado, serás más productivo, aunque podría llegar a reemplazarte. Por otro lado, te dará teletrabajo, algo que puede ser bueno o malo según la persona

Tecnología trabajo

La tecnología avanza a pasos agigantados y cada vez todo está más automatizado. Por un lado, esto es positivo para el ser humano, ayudándole a realizar ciertas tareas más fácilmente y de una mejor forma.

Eso sí, por otro lado, también afecta de forma negativa, pudiendo sustituir ciertos trabajos. Hoy hablaremos de ambas cosas, es decir, de cómo afecta la tecnología y la automatización a tu trabajo, tanto en lo bueno como en lo malo.

¿Cómo afecta la tecnología al trabajo?

Los robots y las tareas automáticas son bastante positivas para realizar tantas tareas. Ayudan a aumentar la productividad y a reducir los errores. Todo esto aumenta los beneficios de la empresa, pudiendo así expandirse y terminar contratando más trabajadores en algunos sectores.

Esto no solo está presente en las fábricas, sino también en tareas de back-office y bases de datos, existiendo programas automáticos que realizan varias tareas administrativas cuando antes se recogían manualmente.

Además, gracias a la inteligencia artificial, los robots están aprendiendo por si mismos. Eso sí, todavía no llega al nivel de los humanos, ya que son demasiado lógicas y no son capaces de interpretar del todo las emociones.

Esta tecnología está creando una brecha en el mercado laboral. Por un lado, las habilidades tecnológicas están a la orden del día y se demandan muchos profesionales, además de haber salido ganando las tareas creativas que las máquinas no pueden realizar tan fácilmente. Eso sí, por otro lado, algunos trabajos también se han perdido.

El teletrabajo también está siendo posible gracias a la tecnología, el cual tiene bastantes ventajas. Además de la protección sanitaria y el ahorro de costes, ahora se puede trabajar desde cualquier parte, sin tener que estar viviendo en algún sitio en concreto. Esto aumenta el poder adquisitivo de las personas, pues pueden vivir en pueblos baratos en vez de ciudades caras, además de ahorrarse el transporte.

El teletrabajo también tiene su parte mala y es la pérdida de competitividad por parte del empleado. Al poder contratar gente de cualquier parte del mundo hay un riesgo de deslocalización, contratando gente de países con bajos sueldos. De este modo, muchos profesionales podrían perder gran parte de su poder adquisitivo. Además, algunas personas no pueden conciliar bien la vida laboral y personal teletrabajando.

Asimismo, algunas profesiones nunca podrán hacerse de forma telemática, incluyendo al cuidado de personas o el uso de maquinaria. Hay otras como la enseñanza que se pueden hacer de forma telemática, pero son más efectivas presencialmente. De momento, estas profesiones están «a salvo» de la automatización.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...