Aprobado un ERE de funcionarios en Grecia

Continúan los recortes y ajustes en Grecia para conseguir que la “Troika” europea conceda los préstamos que el país necesita para salir adelante y pagar a sus acreedores, trabajadores y servicios. El gobierno heleno ha aprobado un ERE para regular el empleo de 30.000 funcionarios.

La presión que la crisis financiera mundial está ejerciendo sobre los países en una delicada situación económica es cada día más fuerte. En estos tiempos de recortes, austeridad y ajustes, la situación de miles de empleados públicos empieza a estar en peligro. Por lo menos así va a ocurrir en Grecia, donde el gobierno de Giorgos Papandreou se ha visto en la obligación de aprobar unas medidas que podríamos considerar ya desesperadas.

Protestas en Grecia por las duras medidas de austeridad

En una dramática intervención, el pasado 21 de septiembre Angelos Venizelos, el ministro de finanzas del gobierno heleno, advirtió que el país debía tomar unas duras medidas de austeridad  para poder pagar a sus acreedores y evitar la suspensión de pagos. Esto, unido a la advertencia de que a partir de octubre no tendrían dinero para pagar pensiones y sueldos de funcionarios, ha llevado a la aprobación de estas medidas. Entre ellas, un expediente de regulación de empleo (ERE) para 30.000 trabajadores públicos.

La base fundamental de un ERE consiste en que, ante una bajada en el volumen del trabajo o una difícil situación económica, las empresas pueden reducir las jornadas laborales de los trabajadores (en días o en horas) y estos se pueden acoger a las prestaciones de desempleo para compensar las pertinentes bajadas de sueldo. En estos casos, las empresas se ahorran una parte de las nóminas de sus trabajadores, que asumen las arcas públicas. En el caso de un ERE de funcionarios, que ya de entrada reciben su salario de la hacienda pública, ¿qué beneficios se obtienen?

Realmente no se obtiene beneficio alguno puesto que un ERE de funcionarios, tal y como lo han planteado en Grecia, es algo diferente. En concreto, lo que ha aprobado el parlamento griego es un ERE temporal que supone una reducción del salario de 30.000 funcionarios en un 60% y una especie de “prórroga”, aunque también se podría interpretar como un ultimátum, para que en 12 meses encuentren un trabajo diferente en el sector público. Una vez transcurrido este periodo, perderán definitivamente su puesto.

Los griegos no tienen más remedio que aceptar esto, por lo visto, ya que si no consiguen convencer al FMI, la Unión Europea y el banco Central Europeo (la denominada “Troika”) de que van a poder reducir su déficit a base de recortes y ajustes, no van a poder recibir el último tramo de las ayudas acordadas en mayo del paso año (y será complicado que puedan acceder al segundo rescate). Esto conllevaría que Grecia no podría pagar sus deudas y entraría en quiebra, una suspensión de pagos anunciada que esperan evitar con la inyección de liquidez procedente de créditos europeos.

Foto por PIAZZA del POPOLO en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...