Responsabilidad social corporativa

De una forma general podemos entender por responsabilidad social corporativa “el conjunto de obligaciones y compromisos que provienen de los impactos que la actividad de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos”. Hace unas cuantas décadas, las empresas desarrollaban su negocio sin darle importancia a la imagen, ni al marketing. Hoy en día, son cada vez más conscientes de la necesidad de incorporar las preocupaciones de todos los ámbitos de la sociedad como parte de su estrategia de negocio, de cara a llegar de forma positiva a más segmentos de población. La imagen vende.

rsc2La responsabilidad social corporativa cada vez va adquiriendo más importancia en las estrategias de las empresas porque son concientes de la imagen positiva que ésta proporciona a sus compañías, aportándoles beneficios, mayor reputación…

De una forma general podemos entender por responsabilidad social corporativa “el conjunto de obligaciones y compromisos que provienen de los impactos que la actividad de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos”.

Hace unas cuantas décadas, las empresas desarrollaban su negocio sin darle importancia a la imagen, ni al marketing. Hoy en día, son cada vez más conscientes de la necesidad de incorporar las preocupaciones de todos los ámbitos de la sociedad como parte de su estrategia de negocio, de cara a llegar de forma positiva a más segmentos de población. La imagen vende.


Por ejemplo, las empresas cada vez se preocupan más de que sus sistemas productivos perjudiquen lo menos posible al medio ambiente y lanzan al mercado más productos no contaminantes. Están invirtiendo también mucho dinero en el desarrollo de las energías renovables que van a ser el futuro a no mucho tardar. Para concienciar a la sociedad, las empresas destinan un porcentaje de sus beneficios a desarrollar proyectos de ayuda humanitaria y social en distintos ámbitos a nivel mundial.

De la misma forma bastantes empresas tienen implementadas ya políticas de integración de trabajadores procedentes de sectores de población con altos índices de exclusión social para darles una oportunidad de desarrollo (discapacitados, reclusos, etc.). También, Es de obligado cumplimiento cuando las empresas tienen 50 o más trabajadores tener un al menos un 2% de personal discapacitado en sus plantillas o cumplir alguna de las medidas alternativas marcadas. No obstante, a muchos les surge la pregunta de ¿las empresas lo hacen por que quieren o porque les obligan?

Lógicamente, la respuesta es amplia. Algunas empresas van bastante avanzadas en estas tareas, invirtiendo un capital considerable en su obra social para ayudar a los que lo necesitan. Algunas empresas son pioneras en la integración del personal discapacitado en sus plantillas ya que pueden efectuar el trabajo igual que el resto de los trabajadores; sólo necesitan esa oportunidad que muchas veces tarda en llegar por falsos prejuicios que hacen mucho daño.

Las empresas que son socialmente responsables perciben grandes beneficios por esto; se habla mucho de ellos en los medios y la imagen que tienen es positiva lo que hace atraer más el interés por ellas. Será, en muchas ocasiones, precisamente la imagen lo que nos haga elegir una compañía como consumidores, colaboradores, trabajadores, etc.

También es verdad que en estos tiempos de crisis la inversión y concienciación de las empresas en responsabilidad social corporativa va a ser menor, sin embargo, no debe decaer porque este tipo de proyectos y personas necesitan seguir contando con su ayuda. rsc1

Pero no todo es tan bonito. De hecho, aproximadamente un 90% del tejido empresarial en nuestro país son PYMES (pequeñas y medianas empresas) donde la responsabilidad social corporativa se resiste a llegar; en muchas ocasiones es por desconocimiento o por recelo de darle una oportunidad a algo distinto, que conlleva hacer determinadas tareas de otra forma.  Supone que presten más atención a nuevas políticas de gestión que beneficien e incentiven el medio ambiente, el ámbito laboral y social.

Muchas veces no supone mayor coste para ellas porque pueden recibir bastantes subvenciones y mejorar considerablemente su imagen. Personalmente, pienso que las administraciones deberían hacer más campañas de concienciación e información sobre la responsabilidad social corporativa para que este amplio segmento empresarial viva de cara a esta realidad beneficiosa para todos.

Esperemos que dentro de no demasiado tiempo todas las empresas, sean del tamaño que sean, se conviertan en socialmente responsables, dentro de sus posibilidades, dando una oportunidad a todos los que lo necesitan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...