Hiperactividad y déficit de atención

Los trastornos de déficit de atención e hiperactividad y su relación con las dificultades en el aprendizaje.

No sé si se tratará de un problema magnificado o sobre diagnosticado de los tiempos que corren, pero si es verdad que cada vez más y con mayor frecuencia, se escucha hablar de hiperactividad y déficit de atención entre los escolares.

¿Pero que es lo que sabemos acerca de estos trastornos que afectan el normal desempeño en la escuela?

La hiperactividad es un trastorno de origen neurobiológico, que afecta más a los varones que a las mujeres, y se estima que lo padece el 3% de los menores de siete años.

Algunos de sus síntomas son: problemas de adaptación social, ya que se trata de niños desobedientes, que no acatan órdenes, impulsivos, agresivos, que dicen lo primero que se les viene a la mente. Otro rasgo característico de los niños que la padecen, es que no son capaces de concentrarse en una tarea ni de mantener la atención por un tiempo prolongado, el ejemplo más claro se da en la escuela, ya que son niños que presentan dificultad para mantenerse sentados, ocasionando esto en el mediano plazo, problemas de aprendizaje.



Un tema inquietante y angustiante para los papás, que no les resulta fácil manejar una situación de este tipo, a lo que se suma el temor al fracaso escolar de su hijo.

Si bien antes de instalar un tratamiento, es indispensable un correcto diagnóstico y seguimiento del paciente, los tratamientos pueden ser farmacológicos o psicoterapéuticos, destinados a mejorar tanto el ambiente familiar como el escolar.

Los niños que presentan trastornos por déficit de atención (TDAH), con o sin hiperactividad, requieren de un manejo especial por parte de los educadores, a los fines de garantizar el aprendizaje y la adaptación al ámbito escolar.  

Para esto, es fundamental que el maestro esté informado acerca de esta problemática, ya que desempeña un papel destacado para la detección de las primeras señales de este trastorno, y  lo ideal sería que estuviese entrenado para aplicar las estrategias necesarias para acompañar a este tipo de alumno en su proceso educativo.

Para ayudar a un niño que padece estos trastornos conductales, sólo hace falta paciencia, información, mucha comprensión, constancia y seguridad para marcar las pautas que lo ayudarán a transitar mejor su camino por la escuela.

Foto 1 de Soilmate en Flickr

Foto 2 de delavegazam en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...