¿Afecta la crisis a todos por igual?

Cada vez son más las empresas que anuncian un Expediente de Regulación de Empleo, o sea los famosos ERE´s que por desgracia tan de moda se están poniendo estos últimos días.

¿Influye en estos ERS´s la formación o cualificación que posee cada empleo o por lo contrario da igual que puesto sea, que afecta a todos por igual?

Según el III Informe de Recolocación realizado por Creade Human Capital Solutions, los trabajadores con menor cualificación son los que más sufren las consecuencias, pues su tiempo medio de recolocación ha aumentado en casi un mes con respecto a la misma fecha del año pasado. Además, cae el salario en el nuevo puesto y se incrementa la edad media de los recolocados.

La avalancha de despidos colectivos y el correspondiente incremento del paro es una consecuencia más de la crisis que está viviendo el mercado laboral español. Además, un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) tiene como consecuencia el varapalo económico que sufre una determinada zona geográfica al quedarse sin trabajo un importante porcentaje de su población. Es decir, no sólo afecta a una empresa, sino que también afecta a la zona periférica geográfica, así como a las empresas auxiliares que dependen de la empresa con el expediente de regulación.

De enero a julio, el Gobierno ha autorizado un 3,84% más de ERE que el año pasado, hasta firmar 3.321 regulaciones de empleo. En algunos sectores, como la construcción, el incremento de personas despedidas se ha quintuplicado, y en otros, como la industria, hay un aumento incesante, especialmente en el sector del automóvil. La legislación española aconseja que los ERE vayan acompañado de un proceso de recolocación, algo que adquiere aún mayor importancia en estos momentos. Es decir, uno de los objetivos de un ERE es la recolocación de sus despedidos como un elemento más de su responsabilidad social. Sin embargo, la realidad indica que cuanto más ERE se producen, menores programas de recolocación los acompañan. El interés de los responsables no pasa por la preocupación de lo que le ocurre a los trabajadores que se quedan sin empleo.

Por cualificación y edad

Aunque el tiempo medio de recolocación de los trabajadores menos cualificados ha aumentado en casi un mes (situándose en 5,6 meses en candidatos de programas grupales o personal de base), el de los candidatos de programas individuales (normalmente personal directivo) se ha reducido en casi medio mes, puesto que son puestos con menor rotación, lo que provoca una mayor facilidad de recolocación. Esta diferencia del tiempo medio de recolocación en ambos grupos es cada vez menor y tiende a igualarse.

Datos, datos, datos……:

Otra diferencia con respecto al año pasado es que, tanto en los programas grupales como individuales, los trabajadores que antes han encontrado un empleo son aquellos con más de 50 años, en detrimento de los menores de 35. El 53% de los menores de 35 de los programas individuales encuentran empleo en menos de 6 meses (frente al 64% del año pasado), y en el mismo periodo de tiempo se colocan el 55% de los empleados de los programas grupales (frente al 76% de 2007). En cuanto a la tasa de empleo juvenil, creció 5,7 puntos en el segundo trimestre de 2008 y se sitúa en el 23,9%, su valor más alto de los últimos 8 años, una situación que se prolongará al menos durante dos trimestres más. En el último cuarto del año, la reducción interanual del número de menores de 25 años que gozan de empleo será de 102.600 (un 5,3% menos que en 2007), mientras que los adultos ganarán 146.700 puestos (un incremento del 0,8%).

El 80% de los trabajadores recolocados por Creade mayores de 50 años de los programas individuales encuentran empleo antes de 6 meses (frente al 51% del año pasado), mientras que el 77% de los candidatos de los programas grupales consiguen trabajo en ese mismo tiempo. Esto supone una caída de 5 puntos porcentuales con respecto a 2007, pero aún así sigue siendo el grupo que más rápido se recoloca.

Por sectores, la construcción ha triplicado en estos primeros meses de 2008 el número de ERE hasta alcanzar los 162, mientras que los incrementos del sector de la industria y de los servicios son del 68,6% y el 69,12% interanual, respectivamente. En la industria, la caída de los empleados afectados por ERE está reduciéndose con respecto al año pasado. Los trabajadores que han sufrido un ERE en julio de 2008 han sido 5.690, frente a los 2.196 del mismo mes del año anterior. Por su parte, los trabajadores del sector servicios afectados por un ERE no aumentan, mientras que la agricultura presenta una importante caída en el número de ERE.

El sector servicios es el que más tiempo ha necesitado para recolocar a sus trabajadores a través de programas individuales. El 30% de los recolocados por Creade provienen de él. A continuación pertenecen al sector químico-farmacéutico (con un 27% del total) y gran consumo-distribución (con un 24%).

Por su parte, el sector servicios es el que más emplea a sus trabajadores despedidos (tres de cada cuatro continúan en él, lo que supone un 51% de los despedidos de su sector) y el que más acoge a trabajadores recolocados de otros sectores (una media del 44% de los recolocados en programas individuales y un 22% de los recolocados en programas grupales).

Consecuencias

En cuanto a la remuneración: En el primer semestre de 2008, el salario de los trabajadores de los programas individuales que encuentran un nuevo empleo se ha visto ligeramente reducido. La mitad de dichos candidatos ha conseguido una retribución igual o superior a la que tenían, mientras que el mismo porcentaje se ha conformado con un salario menor. En el caso de los trabajadores menos cualificados de los programas grupales, esta diferencia es más acentuada, pues quienes aceptan un salario menor han pasado del 55% al 65%, mientras que los que han conseguido aumentarlo retroceden del 45% de 2007 al 35% actual. Esta circunstancia puede deberse a las dificultades que encuentra este colectivo a la hora de encontrar empleo.

Tipo de contrato, sexo y edad: En cuanto a los recolocados por Creade según la posición profesional, en los grupales un 69% pertenece al personal base de la empresa, y en los individuales un 54% son directivos o manager. Por el contrario, el personal con baja cualificación se suele hacer en grupo.

El contrato indefinido es el que tiene más éxito, tanto en programas individuales como en los grupales, e incluso sufre un incremento este año. El 77% de los candidatos de programas individuales y el 38% de los grupales firman un contrato indefinido (un incremento de 6 y 12 puntos porcentuales respectivamente). A mayor cualificación, más fácil encontrar un puesto indefinido.

El 13% de los candidatos de programas individuales obtienen un contrato por cuenta propia, el 6% con una duración de más de 6 meses. En el caso de los programas grupales, el 30% obtiene en segundo lugar un contrato con una duración superior a los 6 meses. Además, el 93% de los desempleados encontraron un nuevo empleo por cuenta ajena en los seis primeros meses de 2008, mientras que el 7% se decantó por un trabajo por cuenta propia.

Un 61% de las personas recolocadas en el primer semestre de 2008 han sido hombres y un 39% mujeres. Aproximadamente, la mitad de los recolocados en cualquiera de los dos tipos de programas tienen entre 35 y 45 años, aunque la edad de los recolocados a través de programas individuales es algo mayor. Además, la edad media de inicio de los procesos también es algo mayor en el caso de los grupales.

Los mayores de 50 años son los que participaron en menos recolocaciones, mientras que la distribución de los recolocados en programas grupales está más repartida según la edad, pues el ERE afecta a toda la plantilla. En cuanto al perfil que más participa en los programas individuales es el de managers que, tras acumular años de trabajo y experiencia, suele tener entre 35 y 45 años.

A medida que avanza la crisis económica las diferencias entre todas estas valoraciones o se van reduciendo. Es decir, la crisis se extiende a todos los sectores, edades, formaciones y sexos. La desgracia se extiende a todos por igual y no existen grandes diferencias.

Lo que si curre, y no cabe la menor duda, que el mejor preparado para afrontar la crisis es el que mejor puede salir de ella. Esto no quiere decir que si estás preparado no la sufras, pero que en caso de que esto suceda, poseen un mayor abanico de posibilidades para salir lo que hace que salgas antes que aquellos que no están preparados.

El principio preventivo de la orientación laboral debe de ser tu máxima. Con ello quiero decir, que estés siempre atento a tu entorno, estés a la última en lo que ocurre en el mercado laboral que te rodea y que rodea a tu puesto y en función de todo ello, actualízate periódicamente. Esto, como sistema preventivo, te valdrá muchísimo para recolocarte o reciclarte en caso de que la crisis llame a tu puerta.

Fuentes:

Fotolibre (Fotos)

Adecco

Creade

El Blog Salmón

El Economista Accidental

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...