Mobbing Femenino; Jefas mujeres

Las jefas mujeres tienen especial predilección por el acoso a sus subordinadas femeninas, mientras que los hombres no hacen diferencia de género.

El acoso en el ámbito laboral no es una novedad. Siempre se supo que en el pasado se creía que no había cosa peor para una mujer que tener un jefe maltratador, manipulador o machista. Un estudio reciente ha logrado demostrar que, en realidad, el peor enemigo que las mujeres pueden encontrar en el campo laboral es una jefa.

Mujeres, el blanco de las jefas

Mujeres, el blanco de las jefas

Además, esto destaca que al menos, los hombres que acosan a sus compañeros de trabajo no hacen distinción de género.

En el caso de Sudamérica; el 70 por ciento de las mujeres maltrata a otras mujeres en el ámbito laboral, según publicó un diario de la Argentina. La agresividad aparece ya sea para mantener una imagen recia que intimide y les haga ganar respeto, o porque realmente ven a sus congéneres como «una persona menos hostil» con la cual enfrentarse.

Siempre ronda en la mente de femenina la idea de «cobrándole derecho de piso» a otra podría venir del concepto de que una mujer es menos hostil, alguien menos propenso a responder a la agresión con agresión.
Estos son datos que se desprenden de los dichos de Gary Namie, director de investigaciones del Instituto contra el Abuso Laboral que condujo el estudio.


Este estudio fue publicado originalmente en el New York Times, en donde se planteaba la posibilidad de que las mujeres se hayan vuelto más agresivas para romper el llamado «techo de vidrio» que las separa de puestos ejecutivos dentro de una empresa.

Una vez que una trabajadora, logra romper ese techo y llegar a un puesto ejecutivo no puede bajar la guardia, porque otra mujer podría intentar desplazarla. Se trata de un instinto de supervivencia que parece amenazar a tal punto de crear una actitud negativa y poco proactiva.

Sufrimiento femenino

Sufrimiento femenino

La otra opción es que simplemente sean percibidas como «más agresivas» cuando se imponen porque no obedecen al estereotipo de mujer: Es decir que si las mujeres de negocios actúan según su estereotipo se las considera demasiado blandas y si actúan en contra se las ve como demasiado duras, sostuvo el estudio sobre estereotipos hecha por la organización Catalyst.

Esta sensación de acoso, empuja frecuentemente quienes lo sufren a optar por dar un paso al costado ante una amenaza de ese calibre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...