Los ERE, en aumento

Los ERE han crecido mucho en lo que va del año a partir de la Reforma Laboral, perjudicando a los trabajadores.

El ERE se encuentra en el centro de todas las polémicas.

Lamentablemente la sigla ERE (Expedientes de Regulación de Empleo) ha comenzado a ser, en los últimos meses, una constante en las conversaciones de los empleados de muchas empresas de España, que ven como se han ido aumentando la cantidad de colegas afectados por los mismos. Es que, en lo que va del año, el aumento de trabajadores alcanzados por los Expedientes de Regulación de Empleo ha sido exponencial en relación al año anterior.

En los primeros siete meses del año 2012 el aumento ha sido del 55,3 por ciento en comparación del 2011, sobre todo por las condiciones que la actual crisis ha generado para que la mayoría de las empresas se vea en dificultades para mantener su plantilla intacta.

Además, hay que tener en cuenta que desde el 12 febrero del corriente año ya no es imprescindible contar con la autorización del estado a la hora de elaborar los ERE, sino que a partir de las reformas laborales de Rajoy sólo es necesario notificar de las mismas al ente adecuado. En números concretos, hasta julio 271.835 empleados han recibido la noticia de que su nombre había sido incluido en alguna de estas notificaciones. En el mismo periodo, pero en el año 2011, éste número no alcanzaba a los 175.000 empleados. Los campos principales en que los ERE fueron utilizados son los vinculados a la industria y el comercio.


El caso de Galicia es, como mínimo, paradigmático. En el presente período los ERE solicitados a causa de motivos económicos (problemas financieros, caída de contratos, quiebras, deudas incobrables o impagables, suspensión de pagos, caída de la productividad o afectación por medidas económicas tomadas por los distintos niveles del estado) aumentaron un 111% en relación al año anterior. Sin embargo es interesante considerar que se produjo casi un 20% de descenso en los expedientes solicitados por fuerza mayor o cuestiones técnicas.

Los cambios laborales que se legislaron el pasado 12 de febrero produjeron algunas modificaciones en la dinámica de los ERE. Para empezar, se eliminó la necesidad de la aprobación estatal de los expedientes, con lo que en el presente alcanza con una notificación para proceder con despidos colectivos, reducción de jornadas laborales o suspensión de contratos. Lo que no fue eliminado es la necesidad de someter los ERE a la consulta con los representantes de los empleados, aunque esta consulta no es vinculante, lo que representa una pérdida objetiva de poder de negociación de los sindicatos. De todos modos, el empleado conserva, acaso como única vía posible, la posibilidad de actuar judicialmente ante una situación en la que considere que sus derechos laborales se hayan visto vulnerados.

Fotografía: Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...