Los derechos de los becarios

Tras unos años de incertidumbre, el Supremo ha declarado que las prácticas remuneradas vinculadas a la universidad deben cotizar a la Seguridad Social. Las empresas pueden regularizar a sus becarios hasta el 30 de septiembre.

Ahora que el curso universitario empieza a andar, muchos estudiantes empezarán a solicitar sus prácticas en distintas empresas. Serán prácticas voluntarias o que cuenten para nota como una asignatura cualquiera, remuneradas o no, con las que empezarán a hacer sus primeros pinitos en el mercado laboral. Pero este año las prácticas vienen acompañadas de una novedad: la obligación de las empresas de dar de alta a los becarios en la seguridad social y tributar por ello si las prácticas son remuneradas.

Tras la medida introducida por el Gobierno de Zapatero en 2011 que obligaba a las empresas a cotizar por los becarios a la Seguridad Social, y que a los pocos meses modificó excluyendo las prácticas relacionadas con los estudios universitarios -las más comunes-, este verano el Tribunal Supremo ha restaurado el derecho y la obligación de cotizar a los becarios. Después de la sentencia del Supremo, el BOE publicó la orden minesterial correspondiente, que daba a las empresas hasta el 30 de septiembre para dar de alta a los estudiantes en prácticas.

Según la legislación, cada mes las empresas deberán abonar 34’72 euros a la tesorería de la Seguridad Social por cada becario que tengan contratados. De este dinero, 30’52 euros irán a parar a una partida donde están incluidas contingencias comunes de jubilación, invalidez o enfermedad; mientras que los otros 4’20 euros se destinan a cubrir los gastos del becario en caso de sufrir accidentes laborales o enfermedades profesionales. Además, el becario debe aportar 6’09 euros de su sueldo a la primera partida para tener derecho a prestación en cualquiera de esos casos.

Pese a que las cotizaciones se reestablecieron desde el 1 de julio, todavía quedan detalles importantes por resolver, como qué pasará con las cotizaciones de los becarios entre noviembre de 2011 y este verano. Por ahora, la Seguridad Social se ha limitado a recomendar que esperen a las instrucciones que se darán próximamente de cara a una aplicación correcta de la regularización de las prácticas realizadas antes de publicar la sentencia.

Otro aspecto que no gusta a los becarios es que aunque se incluyen en el Régimen General de la Seguridad Social como trabajadores por cuenta ajena no cotizan al desempleo -por lo que no tienen prestación al quedarse sin trabajo-, al fondo de garantía salarial ni por formación profesional. Pero lo más peligroso es que la medida se limita a las prácticas remuneradas, y las no remuneradas quedan en un limbo legal que podría suponer un repunte de estas prácticas, un paso más hacia la precarización laboral.

Fuente: infoempleo

Foto: Aristoteles Sandoval

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...