Internet e intimidad en el trabajo

La relación entre Internet e intimidad en el ambiente laboral son el resultado de muchos litigios judiciales. Empleadores y empleados son enfrentados por esta implementación tecnológica que usualmente, y según los patrones, lejos de aumentar el rendimiento de empleados, lo reduce ya que es utilizada como uso personal en tiempo laboral. Motivados por la desconfianza por estos usos ajenos al trabajo, los empleadores comenzaron a “controlar” lo que se hacia en Internet durante la jornada. Pero ¿Dónde esta el limite a ese control?

Internet en el trabajo

Internet en el trabajo

El arribo de Internet en las empresas data de muchos años atrás. Primero se comenzó con el correo electrónico, luego con buscadores de información, comunicación en línea con clientes, hasta el uso completo de Internet con sus diferentes aplicaciones, que trajo a colación el uso de chats, visitas a sitios Web ajenos al trabajo, descarga de música, y demás.

Lo cierto es que teniendo en cuenta lo precedente, para muchos directores y empresarios, la implementación de Internet en las empresas es un tema arduo y complejo. Lo que para las empresas debiese ser utilizado solo como medio de productividad, a veces toma otras facetas que son difíciles de controlar por ellas. ¿Hasta dónde pueden las empresas ver o revisar los mails o sitios visitados?

La relación entre Internet e intimidad en el ambiente laboral son el resultado de muchos litigios judiciales. Empleadores y empleados son enfrentados por esta implementación tecnológica que usualmente, y según los patrones, lejos de aumentar el rendimiento de empleados, lo reduce ya que es utilizada como uso personal en tiempo laboral.


Motivados por la desconfianza por estos usos ajenos al trabajo, los empleadores comenzaron a “controlar” lo que se hacia en Internet durante la jornada. Pero ¿Dónde esta el limite a ese control? Muchos profesionales opinan que cada empresa debe contar con normas internas acerca del uso de Internet, ya que ellas son quienes invierten en dichas herramientas con el objetivo de aumentar el rendimiento laboral. Aunque esto, no evita los problemas jurídicos si dichas reglas internas no se ajustan a la legislación vigente.

En muchos trabajos suelen adoptarse medidas “filtros”; restringen los sitios Web a los que se puede visitar, disponen de horarios, o, en su versión extrema, introducen programas informáticos para “monitorear” qué hacen sus empleados. Esto último, es totalmente inadmisible y contradice las normas imperativas. Antes de realizar esto deberán armarse de argumentos e involucrar a sus abogados y al departamento de recursos humanos, ya que el conflicto esta en puerta.

Control a empleados

Control a empleados

La puja entre la intimidad de los empleados y las facultades de las empresas seguirá hasta que se defina con nuevas leyes que procuren ser adecuadas para los trabajadores y, a la vez, para que el empleador pueda fiscalizar el correcto uso de los medios tecnológicos que pone a disposición de aquéllos. Sin perjuicio, el empleador tiene la capacidad de fiscalizar determinadas situaciones, como la verificación de que el trabajo se este realizando según el contrato laboral. También es su deber responder por los actuares de sus empleados, obligación que embarra más la confusa relación de intimidad e Internet, sin normas imperativas claras a seguir.

Quien si ha actualizado su normativa respecto este tema es Finlandia. El país nórdico ha promulgado la llamada “Ley Nokia” , ley polémica y con muchos intereses de por medio para mi gusto. En cuanto a los otros países, será cuestión de aguardar cómo resuelven estas pujas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...