Empresas españolas, las más corruptas de Europa

Las prácticas empresariales españolas a la hora de asegurar carteras de clientes o conseguir nuevos clientes (especialmente robándolos a otras empresas competidoras) parecen haber dejado de lado la honestidad y la ética que se espera en las compulsas de este tipo.

Ciertamente, la crisis es el factor justificador de que las empresas comiencen a contemplar «alternativas» para captar o potenciar mercados pero en un estudio realizado por Ernst & Young sobre el empresariado español demuestra que no hay límites.

Entre los datos reveladores que trascendieron del estudio citado, un 34% de los directivos de las empresas reconoce que la compañía emplea de forma habitual prácticas corruptas y el 94% de los mismos están seguros de que la dirección de la empresa sería capaz de tomar «atajos» con tal de conseguir sus objetivos. En comparación con el resto de Europa, esta cifra es alarmante, pues la media europea es del 56%.

Entre las prácticas corruptas más habituales se encuentran los «regalos empresariales» que van en aumento mientras que el soborno en metálico va en descenso.


Sin embargo de tan impactantes cifras, el 60% de los directivos consultados consideran que las prácticas corruptas en el entorno empresarial no se producen en España, aunque poco más de la mitad de esa cifra reconoce que se realizan, frente al 22% que corresponde a la media en Europa.

Como si este estudio fuera poco, la decimosegunda edición del estudio llamado «Global Fraud Survey 2012» («Estudio sobre fraude global») también recaba datos en la misma línea y deja muy mal paradas a las empresas y directivos de España.

En el estudio sobre fraude global, el 26% de los directivos españoles justifica el uso de regalos relacionados con el ocio y el entretenimiento con el fin de abrir o promover un negocio empresarial. El dato revelador en este caso tiene que ver con la misma medición realizada el año pasado, cuando el porcentaje de directivos que justificaron el uso de regalos empresariales fue del 16%.

Pero los empresarios y directivos no sólo están haciendo más regalos con el fin de incrementar y mejorar sus oportunidades de negocios; también los reciben. De hecho, el porcentaje de directivos que no se resisten a los regalos personales también aumentó un 10% desde el año pasado, pasando del 2% al 12%.

En igual período, los «incentivos o regalos» en metálico vieron una merma del 6% pasando del 18% en 2011, al 12% en 2012.

Fotografía:  Ha-Wee en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...