El Constitucional avala una vez más la Reforma Laboral

El Constitucional ha rechazado los recursos contra la Reforma Laboral presentados por el PSOE y la Izquierda Plural, los últimos que quedaban por resolver sobre la polémica medida.

Cuando quedan unos días para que cumpla tres años -los hará el 10 de febrero-, el Tribunal Constitucional ha mostrado una vez más su respaldo a la Reforma Laboral, una de las grandes medidas que tomó el Gobierno en sus primeros meses en la Moncloa y que desde entonces no ha estado exenta de polémica. Con este nuevo aval, el Constitucional ha rechazado los últimos recursos contra la Reforma Laboral, los que presentaron PSOE y la Izquierda Plural, contra nueve de sus artículos.

Según los socialistas y el grupo parlamentario de Izquierda Unida, ICV y la Chunta Aragonesista, los nueve artículos que recurrieron vulnerarían hasta 10 derechos constitucionales. Por ejemplo, el descuelgue del convenio colectivo por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción -artículo 14.1- iría contra los derechos a la negociación colectiva y la libertad sindical. Sin embargo, el Constitucional defiende la empresa como el lugar ideal para la negociación, priorizando una negociación «descentralizada» siguiendo el convenio de la empresa.

Uno de los apartados estrella es el contrato de emprendedores -artículo 4.3- que incluye los periodos de prueba de un año, recurrido por las dos formaciones y criticado por varios juzgados. En cambio, el Constitucional hace suyo el discurso del PP considerándolo un incentivo más para la contratación indefinida en pequeñas empresas, por lo que lo avala amparándose en su «carácter excepcional y temporal» y su «limitado alcance», destacando también el difícil contexto económico en el que se adoptó.

PSOE e Izquierda Plural también recurrieron el artículo 12.1, que reformaba el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores y concedía a los empresarios la posibilidad de modificar de forma unilateral las condiciones de trabajo de los acuerdos extraestatutarios. El Constitucional niega que esto vulnere la fuerza vinculante de los convenios colectivos o la libertad sindical, ya que en su exposición de motivos la Reforma Laboral lo justifica con la finalidad de mantener los empleos en vez de destruirlos y la modificación unilateral es una «alternativa al fracaso de la negociación previa».

Finalmente, el Constitucional se ha pronunciado sobre la reforma de la 10ª disposición adicional del Estatuto de los Trabajadores, que elimina de la negociación colectiva la posibilidad de fijar unas cláusulas de jubilación forzosa. El fallo del Constitucional se basa en su propia jurisprudencia, que ha admitido que sea el Gobierno central el que fija la edad de jubilación, y añade que aunque la jubilación forzosa limita el derecho al empleo de unos también permite el acceso a este derecho de sus sucesores.

Vía: El Economista

Foto: K370

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...