El 61% de trabajadores del mundo no tiene contrato

La ONU denuncia que el 61% de trabajadores del mundo lo hace en negro. Además, aumentan las diferencias hombre-mujer mientras que los jóvenes tienen cada vez más obstáculos.

Successful Business Meeting --- Image by © Corbis

Successful Business Meeting — Image by © Corbis

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta la Humanidad es la lucha contra el empleo informal, más conocido como trabajo en negro. Las cifras que da el último Informe de Desarrollo Humano del Programa de la ONU para el Desarrollo revela que un 61% de las trabajadores de todo el mundo no tiene contrato, un hecho que según Selim Jahan, responsable principal de informe, supone la creación de „ganadores y perdedores” ante un empleo cambiante por la globalización y la revolución digital.

Estos cambios constantes tienen su parte buena, como que desde 1990 unos 2.000 millones de personas hayan podido dejar atrás los niveles más bajos de desarrollo humano, pero desde Naciones Unidas recuerdan que para consolidar esos avances es vital prestar atención al empleo decente. Así, aumentan las diferencias entre ricos y pobres, pero también entre hombres y mujeres o incluso dentro de las propias empresas. Mientras, los jóvenes son uno de los colectivos más perjudicados.

La mitad de la población mundial no alcanza los 30 años, pero el nivel de cualificación sigue lejos de las oportunidades económicas para los jóvenes. Se estima que 74 millones de jóvenes entre 15 y 24 años no tienen empleo, y en casos como el español la tasa de paro juvenil es del 52%. Martínez-Solimán, exdirector del Instituto de la Juventud en España, habla de generación perdida en España, pero también en Italia o Grecia, que se arriesgan a dejar escapar una hornada de jóvenes con talento debido a la falta de oportunidades.

Según Martínez-Solimán la solución pasa por la formación de los jóvenes con menos cualificación, centrada en sectores que generan empleo: economía verde, energías renovables, digitalización y servicios. El empuje de las generaciones que los siguen deja esta generación al borde del precipicio. Otro dato llamativo es que las diferencias entre el sueldo de un director ejecutivo de EEUU y el de sus trabajadores ha pasado de 30 veces en 1978 a 296, a lo que Selim Jahan no encuentra lógica económica ni justificación moral.

Acabamos con la diferencia entre hombres y mujeres, uno de los grandes problemas estructurales del mercado laboral. A escala mundial, las mujeres cobran un 24% menos que los hombres y solo llegan al 22% de puestos directivos. Por si fuera poco, el 75% de horas de trabajo no pagadas las realizan mujeres. En este sentido, Martínez-Solimán apunta que debería haber más trabajo remunerado en el cuidado de mayores, niños o dependientes.

Aquí puedes leer el Informe de Desarrollo Humano del Programa de la ONU para el Desarrollo

Vía: Cadena Ser

Foto: Nguyen Hung Vu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...