Derechos del trabajador ante un despido

Desde el momento en que un trabajador es despedido, la relación juridica-laboral que lo vinculaba a su empleador a través del contrato de trabajo, se extingue, pero no siempre el despido es procedente y por ello es importante conocer las leyes que protegen a los trabajadores.

En una época complicada como la crisis en que esta inmersa España y que afecta a muchos otros países de Europa y el mundo, el paro, los despidos, las jubilaciones anticipadas y el cierre de sucursales y hasta de empresas completas ponen en alerta a los trabajadores y tiñen de incierto el panorama de quienes buscan trabajo.

Es en estos momentos en los cuales resulta muy útil conocer y ejercer los derechos laborales de un trabajador que es dejado sin empleo: Cuáles son los derechos del trabajador despedido.

El primer derecho, ante la medida es que el despido se realice de la manera en que dicta la ley, esto es mediante una notificación escrita que el trabajador deberá recibir y en donde se especifiquen las razones del despido y la fecha desde la que se hará efectiva la medida.



Desde el momento en que un trabajador es despedido, la relación jurídica-laboral que lo vinculaba a su empleador a través del contrato de trabajo, se extingue y, en consecuencia, desaparecen las obligaciones de las partes de prestar servicios retributivos (empleado) y de pagar una remuneración por el trabajo (empleador).

El Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 55 estipula el derecho de los trabajadores de recibir una carta de preaviso de despido donde, igual que en la de despido, deben figurar los hechos que motivan la medida y la fecha desde la que se hará efectiva.

El fin de esta medida es dar al trabajador la posibilidad de conseguir un empleo nuevo o comenzar a preocuparse por ello antes de recibir su último salario y pasar algún tiempo de improductividad que conllevaría a un período de desempleo que, con el preaviso, se puede evitar.

Por otro lado y ante esta nueva situación laboral, el trabajador despedido debe tomar precauciones con todo lo que tenga que ver con la tramitación de su despido y, por supuesto de las causas del mismo.

Las primeras precauciones que es necesario tomar es conseguir información que pueda resultar procedente y que estén relacionados con el trabajo y la causa de despido. Algunos de los documentos que es importante recopilar son el contrato de trabajo firmado, las prórrogas en caso de que las hubiere por no contar con un contrato de trabajo por tiempo indefinido, el número de la seguridad social y el convenio colectivo de trabajo que exista con la empresa.

Estas precauciones son necesarias para el caso de que comience un litigio por un posible despido improcedente y, la documentación recolectada, servirá como prueba para exigir una indemnización que puede ser negada.

Desde el momento del despido, el trabajador dispone de 20 días hábiles para realizar el reclamo o denuncia pertinente por intermedio de un abogado y, si fuera necesario, podrá acudir a los Tribunales Laborales para continuar con su reclamación.

Fuente: Consumer EROSKI

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...