Cambios en los contratos de formación y prácticas con la nueva reforma laboral

La reforma laboral de 2022 ha suprimido los contratos de formación y el de prácticas que había anteriormente. En su lugar, se ha creado un contrato formativo nuevo, que puede ser en alternancia con los estudios o como prácticas profesionales después de haber finalizado esos mismos estudios

Cambios contrato formación y prácticas reforma laboral

La reforma laboral del año 2022 acaba de entrar en vigor. A pesar de que algunas personas la consideran insuficiente y decepcionante, lo cierto es que ha hecho algunos cambios que traerán novedades en muchos contratos, especialmente en los de carácter temporal.

Los cambios son especialmente grandes en los contratos de formación y el de prácticas, llevando a algunos de ellos a desaparecer. ¿Quieres saber cuáles son esos cambios? Te los contaremos aquí de forma detallada.

¿Qué ha cambiado la reforma laboral en los contratos de formación y prácticas?

La reforma laboral ha tratado de recuperar el contrato indefinido como algo habitual, eliminando algunos contratos temporales como el de obra y obligando a justificar la temporalidad. Las empresas tienen un total de 3 meses (6 si los contratos son de obra y servicio) para adaptarse a estos cambios. Eso sí, los cambios más significativos se han producido en los contratos de prácticas y de formación, los cuales son los siguientes.

Los antiguos contratos desaparecen

Antes hablábamos de contratos de prácticas y contratos para la formación y el aprendizaje. Debido a que se utilizaban de forma abusiva y precaria, se han suprimido completamente. Además, también se ha eliminado el contrato para la formación dual universitaria.

En su lugar, se ha creado un nuevo tipo de contrato formativo, con el fin de sustituir a los anteriores modelos y de justificar la temporalidad. Este contrato se divide en dos tipos.

Contrato de formación en alternancia

Es un contrato que se ha creado para compatibilizar la formación con un trabajo retribuido. Se compatibiliza con la FP, la universidad y los estudios pertenecientes al Catálogo de Especialidades Formativas del Sistema Nacional de Empleo.

Este contrato solamente está permitida en personas de 30 años o menos y está destinado a estudiantes sin titulación y personas con titulación sin haber tenido otro contrato formativo previamente en el mismo nivel o sector productivo.

La duración máxima de este contrato es de 2 años, teniendo un tiempo de trabajo compatible con la formación. El primer año de contrato solamente se hará el 65% de las horas o menos, mientras que el segundo año será de 85%.

En cuanto al salario, será el que establezca el convenio colectivo del sector en el cual se esté desarrollando.

Contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

Este contrato está pensado para personas con título universitario, título de grado medio, título de grado superior, especialista, máster profesional o un título equivalente en el sistema de formación profesional, de enseñanzas artistas o deportivas. La diferencia principal con el anterior es que se otorga a personas que ya tienen titulaciones.

Solamente se puede realizar en los 3 años siguientes a la finalización de los estudios, ampliándose a 5 años si se trata de una persona con discapacidad. En este caso, la duración no puede superar el año, mientras que el salario será el que establezca el convenio colectivo (nunca será inferior al Salario Mínimo Interprofesional).

Otros contratos que han sido cambiados

Además de los cambios realizados en los contratos de formación y la implantación de otros, también se han realizado cambios en otros contratos de naturaleza temporal. Además de eliminar el contrato de obra y servicio por usarse habitualmente en fraude, se han creado un nuevo contrato por circunstancias de la producción y otro de sustitución, modificando la ley anterior para luchar contra la temporalidad.

En ambos casos, se ha reducido notablemente el tiempo máximo que durará el contrato, siendo de 6 meses máximos en el contrato de circunstancias de la producción imprevisibles, 90 días máximo en el de circunstancias de la producción previsibles y de 3 meses máximo en el de sustitución. Además, deberán justificarse de una forma más detallada que en los contratos de la ley anterior.

En todos los casos, si se ha incumplido el contrato o no se ha dado de alta a la persona pasando el período de prueba, será considerada indefinida. Además, la reforma laboral incluye medidas para luchar contra el encadenamiento de la temporalidad, considerándote un trabajador indefinido si has estado 18 meses contratado para la empresa, dando igual que sea el mismo o diferente puesto de trabajo.

Finalmente, mencionar que la empresa debe informarte de cualquier vacante que haya podido surgir, informando no solamente a los trabajadores interesados, sino también a la representación legal de los mismos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...