4 pasos para mejorar la soft skill de resolución de conflictos

Mejorar la habilidad para resolver conflictos en una empresa es sencillo. Tan sólo tienes que seguir 4 pasos, que consisten en identificar el conflicto, tomar conciencia sobre el mismo y no dejarlo pasar, reflexionar sobre sus causas y finalmente, aprender cómo abordarlo y prevenir futuros conflictos en el futuro

Mejorar resolución conflictos

Aunque siempre se intente trabajar de forma armoniosa y sin que haya problemas, a veces es inevitable tener algún tipo de conflicto. Todos somos humanos y a veces ocurren los problemas, los cuales pueden afectar el funcionamiento de la empresa y al desempeño del trabajo. Además, un conflicto no resuelto podría provocar otros nuevos en un futuro no muy lejano si te descuidas.

Por este motivo, muchas personas se preguntan cómo se puede resolver un conflicto de forma más eficaz. Lo cierto es que se trata de una soft skill o habilidad blanda muy demandada por las empresas, ya que todos quisieran tener un ambiente laboral sin problemas. Lo cierto es que cualquiera puede aprenderlo en 4 sencillos pasos. ¿Quieres conocerlos? Pues no te los puedes perder.

Los 4 pasos que debes seguir para resolver conflictos

Todos estos pasos ayudarán a los técnicos de Recursos Humanos y a los propios empleados de la empresa, permitiéndoles resolver conflictos de una mejor forma. Los pasos consisten en identificar el conflicto, tomar conciencia del mismo, reflexionar sobre lo que lo ha causado y aprender a abordarlo de forma correcta. Eso sí, realmente cada paso tiene su aquel, así que hay que explicarlos de forma más detallada uno por uno.

Identifica el conflicto

Muchas veces, el conflicto no es tan visible como pueda aparecer, siendo muy sutil y difícil de detectar. Por este motivo, debemos esforzarnos en conocer la situación actual y también en predecir las consecuencias futuras.

Eso incluye ver cuál es la raíz del problema, es decir, identificar lo que lo puede estar causando. Después, hay que analizar el problema central y qué consecuencias podría traer en el futuro. En realidad, sería como un árbol, empezando desde la raíz (la causa), el tronco (problema central) y las ramas (las consecuencias del futuro).

Para ello, hay que analizar el clima laboral general, haciendo preguntas abiertas a los empleados para detectar todos estos conflictos. Todo esto permitirá saber el estado de salud general de la empresa.

Abordar el conflicto y tomar conciencia

Una vez que se ha detectado el conflicto, hay que abordarlo y no dejarlo pasar. Hay que verlo como una parte natural del mundo de los negocios y tratar de resolverlo. Es más, quizá podría verse incluso como una buena oportunidad, con el fin de crear nuevas relaciones laborales, crear nuevas leyes que sean útiles en el futuro y fortalecer la comunicación entre los diferentes miembros.

Piensa acerca de las causas del conflicto

La causa es la raíz del problema, así que es lo que debemos atajar en primer lugar. Detectar las causas es importantísimo para terminar con el problema y poder empezar de cero. La mayoría de las causas se deben a problemas como la diferencia de valores, intereses, problemas estructurales, problemas personales en la relación y falta de información. 

Eso sí, en realidad, muchas veces son falta de comunicación entre los empleados, los cuales se pueden odiar por no tener información los unos de los otros. Por este motivo, se suele trabajar en mejorar la comunicación entre los empleados, los cuales deben sentarse a hablar sobre el tema con un mediador delante.

Aborda el conflicto

La mejor forma de abordar el conflicto es mediante la correcta comunicación y el conocimiento de la empresa. Conoce si hay elementos de la cultura empresarial o procesos internos que podrían provocar conflictos, viendo también si son aislados o generalizados. De este modo, podrás atajarlos más fácilmente.

Además, es importante que todos participen en la comunicación, escuchando las versiones de todos para mejorar la misma. De este modo, no sólo se identificarán las cosas negativas a resolver, sino también las cosas positivas a reforzar.

Eso sí, muchas veces los conflictos no se resuelven de un día para otro y hay que realizar un plan a largo plazo, el cual analizará el impacto de los conflictos y ayudará a arreglarlos con el tiempo.

En el caso de que el conflicto esté resuelto, no te confíes, ya que hay que trabajar para prevenirlos. Para ello, fomenta un ambiente colaborativo entre los trabajadores, donde sean felices trabajando los unos con los otros y donde haya comunicación. De este modo, se podrán prevenir los conflictos y solucionarlos lo antes posible si terminan ocurriendo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...