Cómo hacer un blog

¿Crees que el mundo merece conocer lo que sientes y piensas? ¿O simplemente tienes ganas de compartir tus conocimientos sobre aquello que te apasiona? Los motivos pueden ser miles, y el objetivo, buscar audiencias masivas o solo pasar el rato. Sea como sea, llega un momento en el que muchos toman la decisión de hacerse un blog. Pero, ¡ah, amigo! Parecía fácil decidirlo, pero ahora todo son incógnitas. Qué software escoger, cómo utilizarlo, cómo darse a conocer…. Te desvelamos las más básicas, y las demás ya quedan en tus manos.

¿Crees que el mundo merece conocer lo que sientes y piensas? ¿O simplemente tienes ganas de compartir tus conocimientos sobre aquello que te apasiona? Los motivos pueden ser miles, y el objetivo, buscar audiencias masivas o solo pasar el rato. Sea como sea, llega un momento en el que muchos toman la decisión de hacerse un blog. Pero, ¡ah, amigo! Parecía fácil decidirlo, pero ahora todo son incógnitas. Qué software escoger, cómo utilizarlo, cómo darse a conocer…. Te desvelamos las más básicas, y las demás ya quedan en tus manos.

Tu blog, ¿una fuente de ingresos? Depende de ti


Lo primero que debes hacer es escoger el gestor de contenidos. Hay varias plataformas que permiten alojar blogs gratuitamente, siempre con límites fáciles de cumplir por el usuario estándar. Por ejemplo, publicar solo un post al día. Sin ir más lejos, y si tienes cuenta de gmail, puedes asociarla a la plataforma Blogger, una de las más populares del sector. Otra alternativa muy conocida es WordPress. Y a pesar de las comodidades de tener asociado el blog a la misma dirección y contraseña de correo, te recomendamos echar un vistazo a cada una de ellas y decidir cual se adapta más a tus necesidades y gustos.

Una vez tengas decidido el gestor de contenidos, debes decidir factores como el dominio del blog, el título, la apariencia o el nombre de usuario (recuerda que puedes usar el tuyo propio o un seudónimo). A no ser que seas de ideas claras, es posible que algunas de estas cosas no te convenzan a la primera. Como estas plataformas de blogs son de uso sencillo y versátil, puedes ir probando hasta que encuentres un diseño que te convenza en su conjunto. No te desesperes, ve probando antes de escribir nada en serio -puedes hacer algún post de prueba para ver cómo queda-.

Cuando logres configurar la apariencia perfecta, ya puedes empezar a escribir. Puedes hacer un post de bienvenida, o empezar directo al grano con aquello que te apetezca contar. A partir de ahí, dependerá de tus ambiciones. Eso sí, si empiezas de cero y no quieres que nazcan telarañas en tus artículos, promociona tu blog.

Si es de tipo más personal, hazlo en redes sociales como Facebook o Tuenti, o bien manda un mail a tus contactos más cercanos. Si lo que quieres es dirigirte a un público concreto, pero más amplio, entra en foros especializados en la temática de tu blog y haz un poco de ‘spam’. Sin pasarte y con gracia, porque de otro modo puede ser contraproducente. También puedes promocionarte en redes sociales como Twitter, o incluso LinkedIn si tu blog está relacionado o puede servirte en el ámbito profesional.

Recuerda la importancia de elementos como los tags, las categorías, las URL o los titulares en un blog con ambición de llegar a un público más o menos amplio. En este artículo sobre cómo posicionar un blog te dan algunos consejos sencillos para que mejores tu posición en las búsquedas de Google a nivel de usuario. De todos modos, ten en cuenta que la calidad y la especialización serán siempre tus mejores aliadas, pues en la red el boca- oreja corre como la espuma.

Para terminar, y en caso de que seas profesor/a de colegio, ten en cuenta que hace algún tiempo ya te hablamos del blog como herramienta educativa, muy útil para aplicar en el aula.

Foto: owenwbrown en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...