Qué hacer en caso de despido

En un contexto económico y laboral como el actual, perder un trabajo puede ser catastrófico. Pero si acaso te ocurre un despido, debes tener un plan de acción para el día después.

Cómo actuar en caso de despido y comenzar una nueva búsqueda

Los despidos y la pérdida de empleo son la norma hoy en día – incluso en la plana superior – y cómo hacer frente a las consecuencias podrían dar forma a tu carrera durante décadas en el futuro.

Ten en cuenta que se tarda alrededor de 1 mes por cada 8.000 € de salario anual devengados para encontrar un trabajo del mismo nivel y, para cuando empieces a buscar, recuerda que
sólo el 20% de los empleos son publicados, por lo que tendrás que hacer un Networking fuerte.

Luego de haber tomado la noticia del despido con cierta dignidad, los pasos siguientes al momento de ser despedido son:

Día 1: No hacer nada

Es importante no hacer nada hoy que más tarde podría lamentar. Trata de resistir la tentación de hablar mal de tu ex jefe o empleador. Muchos patrones que cortan las posiciones por razones presupuestarias terminan recontratando empleados en una empresa de consultoría, por cuenta propia o tiempo parcial, así que no cortes relaciones.

Psicológicamente hablando, el día después es el día que necesitas para ser bueno contigo. No hay nada que puedas hacer el día después de ser despedido que no pueda esperar hasta el día siguiente o la semana que viene.

Quédate en pijama, si es posible. Manténte alejado del teléfono y el ordenador. Permite a tu subconsciente la oportunidad y tiempo para absorber el choque con calma; podrás tomar decisiones más inteligentes después.

Si eres inteligente, y no firmaste nada en el acto, ahora puedes negociar un paquete de indemnización decente a la luz de la pérdida del empleo. Steven M. Sack, un abogado de empleo en la ciudad de Nueva York y autor de El Manual de Derechos de los empleados, dice: «No aceptar la oferta inicial de la empresa, ganar tiempo. Recuerda que cada tiro es negociable, siempre que no fueras despedido por robar o golpear a alguien».

Así que ensaya la sesión de negociación, haciendo hincapié en la contribución que hiciste a la empresa, y ten claro lo que quieres (más una indemnización, la extensión de beneficios de salud, referencias, etc).

Mientras estás en ello, ve a la oficina de empleo y presenta un reclamo con tu agencia estatal de seguro de desempleo. Estos beneficios te corresponden y el dinero extra podría ser útil si acaso la búsqueda de un nuevo empleo se hace más larga de lo que esperabas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...