¿Qué debilidades puedes decir en una entrevista de trabajo?

Las entrevistas de trabajo son el paso anterior a la conquista de un nuevo empleo. Es importante saber qué decir o no sobre nuestras posibles debilidades para el puesto.

Qué debilidades decir en una entrevista de trabajo

En este blog os hemos hablado tanto de las entrevistas de trabajo que al final hasta se nos agotan las ideas. De  hecho, incluso hemos indagado en factores tan pintorescos como el calzado en una entrevista de trabajo. Por supuesto, también hemos investigado sobre cómo dar las mejores respuestas en una entrevista de trabajo, por lo que es curioso que olvidáramos una de las inquietudes más frecuentes de quienes se enfrentan a una. ¿Qué debilidades decir en una entrevista de trabajo? ¿Qué es confesable y qué inconfesable?

La pregunta la conocemos todos.  «Dime tres cosas buenas y tres cosas malas sobre ti» sería una de las variantes, aunque hay muchas otras. Ser sincero es fácil en lo positivo, pero en lo negativo nace el temor de que se te pueda girar en contra. «Mire, yo soy desordenado, irresponsable y jamás cumplo un plazo». Bonito modo de ser descartado al instante, así que si tus defectillos son de este calibre, más vale que evites tanta franqueza.

Antes de enfrentarte a una entrevista sería bueno que llevarás preparada esta pregunta. Y que tuvieras muy claro desde un principio que su respuesta nunca puede ser una mentira, sino una realidad maquillada. ¿Cómo hacer chapa y pintura de tus flaquezas? E aquí algunas claves:

  • De todas tus debilidades, confiesa solo aquellas que pueden influir en el desarrollo del trabajo. Decir, por ejemplo, que eres envidioso y cotilla puede hacer que te vean como una persona conflictiva. Y aunque así no fuera, no es lo que el entrevistador está buscando en tu respuesta. Motivo suficiente para descartarte.
  • Jamás menciones errores incorregibles, ni aquellos que puedan tener un efecto directo en el desarrollo de tu trabajo. Una cosa es que el defecto influya, y otra muy distinta es que el defecto impida. Por ejemplo, no te confieses como una persona tímida y con dificultades para las relaciones sociales si tienes que trabajar de comercial, o de animador turístico. Sería como cavar la propia tumba, meterse dentro y solicitar al entrevistador que vaya echando arena.
  • Describe tus defectos de forma breve, explayarte en ellos es una forma de darles relevancia.
  • Y en caso de que te hagan describirlos, intenta dar la vuelta a la tortilla. Por una parte, presenta un ‘plan de acción’ contra tus debilidades en la entrevista de trabajo, explicando estrategias con las cuales podrías afrontarlas y neutralizarlas. Por la otra, demuestra que puedes compensarlas con otras fortalezas que las complementen.

En caso de que todo esto no te funcione, o de que te sientas inseguro, piensa que la entrevista de trabajo de debilidades no existe. En el transcurso de tu encuentro tendrás muchas oportunidades para demostrar lo mejor que ti. Lo importante es que las aproveches al máximo, pero recuerda que el que hace lo que puede no está obligado a más. Si sale mal, ¡ánimo y a por la siguiente!

Fuente: ElEmpleo.com.

Foto: bpsusf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...