Las preguntas de los entrevistadores

La entrevista de trabajo es el paso mas que probable de que entren a trabajar en un puesto. Por lo tanto le prepararla es importantísimo. ¿Qué es lo más común que pregunte un entrevistador? ¿Qué es lo más importante? ¿Cómo debes de contestar?. En este artículo intentaremos daros una respuesta a estas preguntas.

Todos tenemos claro que una entrevista no es una conversación espontánea entre dos personas; es algo concertado y programado con una finalidad concreta. Sin embargo, teniendo esto claro, debemos hacer lo posible porque sea lo más distendida posible, siendo nosotros mismos, sin olvidar nuestro papel y objetivos a conseguir.

preguntarseHay entrevistadores que olvidan que el que más tiene que hablar es el candidato y que ellos tienen que guiar y orientar a cada persona para conseguir la información que precisamos de ellos.

Por supuesto, influye mucho la forma de plantear las preguntas que tenemos los distintos profesionales de recursos humanos. Independientemente del tipo de estilo de preguntas que elijáis (abiertas, cerradas, etc.) debéis de hacerlas de forma adecuada sin pretender incomodar a los candidatos. Las cosas se pueden preguntar de muchas formas y depende exclusivamente de vosotros el elegir la correcta.

A esto ayuda el preparar cada entrevista viendo el perfil de cada candidato y haciendo un desglose de que preguntas son las mejores a realizar a esa persona en concreto. Desgraciadamente, cada vez más, aumenta el porcentaje de “profesionales de los recursos humanosque realizan las entrevistas sin preparación previa yendo a las entrevistas apenas sin haberse mirado el CV al detalle. Esto juega en beneficio del candidato que podrá salir airoso. Pero luego no hay que sorprenderse si las personas seleccionadas no responden adecuadamente.

El ritmo de la entrevista la tiene que llevar el entrevistador, qué duda cabe. Tiene que ser algo espontáneo, para no salirse de lo que interesa. Debéis de  dedicarle tiempo a cada área (estudios, trabajos, aptitudes, actitudes, aspiraciones, etc.). Eso sí, se debe saber ver más allá de lo que reflejan en sus CV y ahondar en saber por qué estudiaron esa carrera, qué logros consiguieron en sus trabajos, con qué dificultades se encontraron en los mismos y cómo los solucionaron, cómo se organizaban sus tareas en vez de centrarse solamente en las funciones que desempeñaban, etc. Esto nos va a aportar mucha información que de forma oral nos complementará el CV, dándonos datos valiosos que nos permitirán decantarnos por él o no.

Debemos de intentar salir de lo estándar e innovar para hacer que las entrevistas vuelvan a tener la importancia que poseían antaño. Cada entrevista tiene que ser distinta y no pueden convertirse en producir en serie productos, todas iguales, siendo impersonales y aportándonos muy poco del candidato.

A mí personalmente me gusta hacer entrevistas variadas, introduciendo preguntas abiertas y cerradas para ver como puedo sacar más partido a cada candidato. Será vital controlar mucho las pausas y los silencios si precipitarnos a tomar la palabra porque en estos vacíos de palabra, el candidato tiende a saltar al ruedo y seguir hablando, proporcionándonos información que en un primer momento no pensaba contar o que no habíamos pedido.

Soy partidario de dejar que los candidatos comiencen a contarme de forma distendida y abierta. Según lo que me cuente y como me lo haga, introduciré la pregunta que quería formularle, a no ser que ya me lo haya contado él. Llegado un momento, es bueno pasar a tener el control de la entrevista y así, variar la situación y que el candidato se tenga que ceñir a otro patrón distinto del que llevaba preparado, (si es que se había preparado la entrevista). Esto nos permite conocer cómo se expresa el candidato, como reacciona ante lo inesperado y como se desenvuelve. preguntarse-2

Las preguntas reflexivas nos ayudan a que los candidatos nos expliquen alguna cosa que no nos ha quedado clara. Imaginaros, por ejemplo, que el candidato nos está explicando qué cosas podría mejorar de si mismo y nos comenta que es muy nervioso y nosotros preguntaríamos ¿nervioso? Para conseguir más información sin entrar vosotros en más detalles. Hay que elegir el momento preciso para lanzar este tipo de preguntas sobre cosas claves que nos va marcando cada candidato por como actúa y dice las cosas.

Para cerrar temas, va muy bien ir argumentándole a cada candidato lo que hemos entendido, que él tendrá que ratificar que es así.

Las entrevistas de trabajo llevan su tiempo. Las preguntas son muy valiosas si sabéis por qué las queréis preguntar. Hay que escaparse de la situación en la que se pregunta por preguntar; es una pérdida de tiempo. Para poder hacer mejor la labor de entrevista, es preferible ir con suficiente tiempo porque en función de cómo reaccione cada candidato durará más o menos. Cada entrevista tiene su tiempo. No olvidéis que para poder sacar conclusiones claras hay que esperar a realizar las entrevistas completas porque a veces las impresiones iniciales o las expectativas puestas en determinado candidato por su CV dejan de tenerse al conocerlo en persona.

No todo el mundo sabe preguntar correctamente las cosas y esto a veces hace que no se obtenga lo esperado por un mal planteamiento de estos. Esto se soluciona practicando y preparándoos de forma concienciada. Ayudará el verse las caras, pues, a veces, no solo es lo que se pregunta sino también el tono con el que se pregunta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...