La mejor actitud para el primer día de trabajo

Si el primer día de trabajo tenemos una actitud positiva nos haremos un hueco entre los nuevos compañeros. Para ello hay que sonreír, llegar a la hora o saber presentarse.

Buscar empleo nunca es fácil, pero una vez superamos todas las entrevistas laborales y nos incorporamos al puesto, ¿cómo nos comportamos el primer día de trabajo? Todo será nuevo, lo que nos puede provocar estrés y ansiedad, así que vamos a ver algunos consejos para tener la mejor actitud el primer día de trabajo.

  • Sonreír: puede parecer una tontería, pero hay que sonreír. Primero, porque el primer día de trabajo es algo de lo que debemos disfrutar, y segundo para transmitir una imagen optimista y positiva a nuestros nuevos compañeros, que vean que tenemos una buena actitud. Aquello de que las primeras impresiones son muy importantes, aquí es cierto.
  • Llegar a la hora: si llegamos tarde, la primera impresión que demos será horrible. Hay que llegar al trabajo unos 10 o 15 minutos antes, por lo que saldremos de casa con antelación para evitar imprevistos como atascos o un autobús que llega tarde. Aunque conozcamos la zona, es recomendable salir con tiempo. También es muy importante tener el móvil en silencio todo el día para no distraernos de nuestras obligaciones o de lo que nos expliquen nuestros superiores y compañeros.
  • Analizar los grupos que hay: en todas partes hay una jerarquía y unos grupos, ya sea en la plantilla de una empresa, en clase o en un equipo de fútbol. Por eso, el primer día hay que observar las relaciones entre los trabajadores, quienes deciden, quienes se llevan mejor o peor… a diferencia de lo que decíamos antes, aquí no hay que fiarse de la primera impresión.
  • Presentarnos: conoceremos a nuestros nuevos compañeros, así que debemos estar listos para explicarles quiénes somos, a qué nos dedicaremos en la empresa o de donde venimos.
  • Ser conservadores: tanto en lo que digamos como en la forma de vestir o de presentarnos, debemos ser conservadores y formales. El paso de los días o de las horas y el análisis de cada grupo nos ayudará a saber como debemos tratar con cada uno. Eso si, conservadores sin perder la naturalidad.
  • Relajarse: una vez hemos conseguido el empleo, no hay porque ponerse nervioso ya que la empresa ha depositado su confianza en nosotros tras la entrevista. El primer día, lo principal es aprender así que no debemos exigirnos demasiado ni intentar hacer ningún alarde de nuestras habilidades.
  • Preguntar con moderación: seguro que el primer día nos explican muchas cosas. Hay que hacer preguntas de tipo práctico para demostrar nuestro interés y las ganas de aprender; y evitar caer en cuestiones tontas o sobre cosas que acaban de explicarnos. Para evitarlo, podemos tomar nota de lo que nos vayan explicando.

Vía: Infoempleo

Foto: Antonio Tajuelo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...