¿Cómo hacer un buen videocurrículum?

videocurrículum

Una joven elabora su videocurrículum.

Con las nuevas tecnologías cambia todo, hasta la forma de presentar nuestra carrera académica y profesional a las empresas. Porque ahora el currículum de toda la vida, el escrito, tiene competencia. El formato tradicional ha encontrado una alternativa muy atractiva como es el videocurrículum. La diferencia radica exclusivamente en el soporte: escrito o audiovisual. Y cada vez más, la gente opta por el segundo. No quiere decir que el currículum en papel vaya a desaparecer ni que se deje de hacer, simplemente, ahora la gente prefiere tener los dos. Porque no son contrarios, sino complementarios. ¿Cuáles son las ventajas del nuevo formato? Indudablemente que es más visible, más original y que llama la atención. El contratante puede conocerte a fondo sin necesidad de una entrevista previa. En el vídeo puedes realzar tu forma de ser, tu apariencia física, tu forma de expresarte… una serie de valores que el currículum convencional no puede reflejar de ninguna manera.

Gracias a Internet, todos estos vídeos se cuelgan en la red, en los diferentes portales de empleo, y así millones de currículum vítae se insertan en las bases de datos de estos sitios para que los responsables de selección de personal de las empresas puedan encontrar al candidato perfecto. Ahora, con la crisis, los desempleados toman medidas a la desesperada. Una es aprender inglés. Otra más fácil, preparar un videocurrículum que impresione y difundirlo on-line. ¿Cuáles son las claves para hacer un buen videocurrículum?

1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que no se trata de leer tu currículum vítae ante una cámara o una webcam. Eso resta naturalidad e impide reflejar los valores de los que hablaba anteriormente. Se trata de aprovechar al máximo las posibilidades que te brinda el formato audiovisual para mostrar tus habilidades comunicativas, la capacidad de síntesis, etc.

2. Creatividad. Esto es aquí y en todo. La creatividad y el ingenio siempre se valora, es lo que nos permite distinguirnos de los demás. Todos hemos trabajado alguna vez. Todos tenemos más o menos experiencia. Todos sabemos presentarnos. Pero el enfoque que le demos y la originalidad que aportemos será la consigna que nos identifique como únicos y distintos. Para ello se puede utilizar el formato entrevista en el videocurrículum, se puede mostrar a cámara tus trabajos personales (en caso de ser artista, diseñador, actor…), incluso puedes emplear varios idiomas para mostrar tus conocimientos en alguna lengua. Siempre es más fiable oír hablar a alguien inglés que leer en un currículum normal que tiene un «nivel medio de inglés». Esto son solo algunas ideas, ¡pero siempre hay algo nuevo que nadie ha hecho!

3. Complementariedad. No hay que olvidar que el videocurrículum no debe convertirse en un sustituto del currículum habitual, sino un complemento del mismo donde reflejemos todo aquello que no podemos mostrar con un boli y un papel.

4. Planificación. Antes de grabar, es importante haber pensado un guión previo con los puntos más importantes a destacar y los datos más interesantes.

5. Técnicas de grabación. Aunque no seamos licenciados en audiovisuales, podemos ser mínimamente buenos manejando una cámara de grabar. Basta con tener varios aspectos en cuenta: la iluminación, la acústica del lugar, el tiempo de duración del vídeo (no debe superar los 3 minutos, a partir del minuto el vídeo deja de ser interesante) y la vocalización y volumen de voz. Seamos cuidadosos también con el fondo de imagen cuando nos grabemos. Poco elegante salir delante de un armario y poco acertado grabarnos en el cuarto de baño, casos extremos que, no obstante, reflejan muy bien por dónde van los tiros. Busquemos un lugar acertado o, sino, siempre podemos recurrir a colocar una sábana de fondo o colocarnos ante una pared blanca.

6. Edición. Es importante editar el vídeo una vez grabado para pulir los errores y otorgarle el mayor grado de perfeccionismo posible con la incorporación de leyendas, gráficos y explicaciones escritas que apoyen tu discurso oral. Incluso alguna música de fondo puede resultar interesante: por supuesto, olvidémonos de Shakira, del Mago de Oz y de canciones semejantes. Se trata de armonizar el resultado final, no de mostrar nuestros gustos musicales. Para ello utiliza un programa de montaje de vídeo fácil, es más sencillo es el Movie Maker que la mayoría de veces viene instalado ya en el propio Windows. Sino es así, puedes descargártelo gratuitamente sin problemas.

Seguidos estos consejos, ya puedes empezar a elaborar tu propio videocurrículum. Luego solo tienes que subirlo a un servidor web para triunfar. ¡Suerte!

Fuente: elrincondelparado

Foto: tellado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...