Claves para superar una entrevista telefónica

Analizamos los aspectos más determinantes a la hora de afrontar una entrevista de empleo telefónica, desde el tono de voz hasta el lugar donde atendemos a la llamada.

telefonica

Hace unos meses vimos los 10 consejos básicos para una entrevista de trabajo online. Esa charla puede ser definitiva, pero también puede dar pie a nuevos encuentros con los reclutadores de la empresa. Por ejemplo, la entrevista telefónica, que también tiene sus cuestiones específicas que hay que saber tratar y que también es un método muy válido para contratar trabajadores. Vamos a ver los aspectos más importantes para que la entrevista de trabajo por teléfono sea perfecta.

Hora y lugar

Difícilmente podrás decidir la hora de la entrevista, así que tendrás que buscar un lugar adecuado para hacerla. Generalmente, las entrevistas por teléfono llegan tras una primera criba de currículums así que la empresa te puede contactar en el momento más insospechado. Generalmente será en horas de oficina, pero puedes invitarles a que te llamen en unos minutos para buscar un buen sitio para la entrevista y prepararla un poco. Procura ser siempre educado, aunque a veces tendrás que hacer la entrevista en ese mismo momento.

En cuanto al lugar, procura hablar desde un sitio sin ruido: con la puerta y las ventanas cerradas, sin radio, música, sin las mascotas en la habitaicón ni nadie que entre… Si la llamada te pilla en la calle advierte a tu interlocutor de esa circunstancia. Procura elegir una habitación donde estés a salvo de las distracciones, donde puedas centrarte en la entrevista y nada más. Mejor si tienes papel y lápiz a mano para tomar notas que si tienes que buscarlos en un cajón o armario, lo que crea ruido y puede dar sensación de desinterés por la entrevista.

La voz

Hay gente que odia hablar por teléfono, pero eso no debe notarse en la entrevista telefónica. La voz es tu mejor herramienta para transmitir tus emociones, por lo que procura utilizar un tono enérgico, que desprenda interés. Un tono de voz flojo puede ser tu tumba, ya que el reclutador puede llegar a pensar que no te interesa. Además de la voz, debes mantener una expresión positiva. Incluso una sonrisa puede llegar al otro lado del teléfono. Puedes grabar tu discurso, como si fuese un ensayo, para corregir lo que sea necesario.

Las respuestas

Sin lugar a dudas, tus respuestas son lo más importante en la entrevista. Puedes dominar el escenario, utilizar un todo de voz contundente y demostrar toda la confianza del mundo, pero si tus respuestas son un desastre tienes poco que hacer. Los expertos recomiendan precisión, ofrecer unas contestaciones claras, sin enrollarse. Tampoco se trata de limitarse a decir sí, no o no lo sé; pero para una charla más larga tenemos la entrevista presencial. Al fin y al cabo, la entrevista telefónica suele ser un paso intermedio antes de convocarnos a una entrevista presencial.

Procura no dudar, tardar demasiado en responder o divagar. Son aspectos que pueden perjudicar la evaluación final del reclutador. Pero no debes dar solo respuestas precisas, intente crear un diálogo con el entrevistador, que no sea todo pregunta-respuesta. Por supuesto, tú también puedes hacer alguna pregunta. Eso sí, sin abusar. Que se cree un feeling entre los interlocutores. Para ello también es importante contestar a la llamada con confianza, algo que también cuenta a la hora de dar una buena impresión.

Mejor optar por un tono formal -hay quien incluso se pone un traje para meterse más en el papel-, y si el empleo al que optas requiere dominar algún idioma debes estar preparado para responder a preguntas en otra lengua. Aquí podemos incluir los silencios, otra cuestión muy importante. Hay que saber respetarlos, evitar parecer impacientes. En los procesos de selección para puestos donde se debe soportar una tensión importante el silencio es una estrategia muy utilizada para estudiar el comportamiento del entrevistado.

¿Y ahora, qué?

Una vez finalizada la entrevista hay que saber qué camino seguirá el proceso de selección. Aquí le puedes preguntar a tu interlocutor cuál será el siguiente paso, cuándo se producirán los siguientes contactos, etc., a no ser que te convoquen directamente para una entrevista presencial en las oficinas de la propia empresa. También hay que agradecer al reclutador la llamada, ya que significa que tu currículum ha superado las primeras cribas y que la empresa está interesada en tu así que procura transmitir tu emoción y disposición para incorporarte cuanto antes.

Más allá de estos aspectos concretos, importantes para una entrevista telefónica, hay que estar preparados para la entrevista como si se tratase de un cara a cara. Es importante que conozcas bien la empresa que te llama, el puesto de trabajo al que aspiras, las condiciones que se ofrecen, etc. Te pueden hacer preguntas de todo tipo, también por teléfono, así que procura tener las respuestas preparadas, y no huyas de ningún tema.

Una entrevista telefónica no debería durar más de 10 o 15 minutos por lo que un elevator speach puede ser una buena carta de presentación a partir de la cuál el reclutador puede empezar a hacer preguntas. Finalmente, puede que tú mismo te des cuenta de que no te interesa trabajar en esa empresa y que el proceso está siendo una pérdida de tiempo. En ese caso intenta acabar la conversación de la forma más cortés posible, agradeciendo el interés de la empresa y procura dejar una puerta siempre abierta.

Más información: InfoJobs, MejoraTuCV

Foto: entrevista telefónica vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...