7 tips para venderte en una entrevista de empleo

Una de las claves para triunfar en una entrevista de empleo es saber venderse bien, para lo que necesitarás confianza y preparar a fondo la entrevista para llegar al entrevistador.

Two business people having job interview with young man

Hay que saber venderse. En muchos momentos de la vida tendremos que vendernos bien para conseguir nuestro objetivo, y la búsqueda de empleo no es ninguna excepción. Un candidato que se vende bien y da una buena imagen siempre tendrá más opciones de conseguir la vacante que otro aspirante con un discurso menos interesante y motivador, aunque este último tenga un currículum en teoría mejor. Si quieres aprender a venderte cada vez que hagas una entrevista de trabajo no te pierdas los siguientes consejos.

1. «Necesitáis a alguien como yo»

Quizá esta frase pueda sonar un poco prepotente así que procura no decirla cuando nos pregunten por qué queremos trabajar en esa empresa, pero si de verdad quieres venderte debes hacer que el reclutador la piense. En teoría dominas el sector, sabes qué se busca en los trabajadores, te habrás informado sobre el puesto al que optas y la compañía que lo ofrece -o deberías haberlo hecho- así que puedes adelantarte a sus necesidades destacando tus habilidades personales y profesionales que más encajan con ese puesto. Te ayudará a parecer más motivado durante la entrevista.

2. El ‘elevator pitch’

Si has conseguido una entrevista de empleo significa que pasarás un rato sentado cara a cara con los responsables de la empresa, pero eso no quiere decir que te puedas pasar media hora hablando de lo bueno que eres. Condensa tus habilidades en un discurso claro, objetivo y que te sirva para sacar a relucir tus habilidades. Unos 30 o 60 segundos con tu objetivo profesional, las aspectos más destacados del currículum para alcanzarlo, etc. adaptado a esa entrevista. Así la charla será más dinámica que si sueltas un largo monólogo.

3. Un buen ambiente, clave

Tan importante es saber hablar como ser capaz de escuchar, sonreír, tener un buen comportamiento gestual… Una de las claves para venderse bien es crear un buen ambiente comunicativo entre las dos partes, para lo que deberás ser amable y mostrar confianza al hablar. Ensayar el discurso delante de gente diferente no solo te ayudará a ganar confianza, también te servirá para mejorar el lenguaje corporal, ser más natural y creíble y acabar de pulir detalles. Hay que ser receptivo y rectificar a tiempo si notas que algo falla.

4. Tus puntos fuertes

¿Qué te diferencia del resto? ¿Qué habilidades tienes que podrían ser útiles para la empresa? Si te quieres vender bien y convencer a tus interlocutores de que eres el candidato ideal tienen que salir de la reunión conociendo tus puntos fuertes. Una vez más es importante adaptar esta parte de tu discurso a la empresa y empleo al que optas, y no dudes en utilizar ejemplos y experiencias anteriores para resaltarlos.

5. ¿Cómo va la reunión?

El feedback es importante, aunque depende de cada empresa y reclutador. Algunas firmas te irán dando su impresión durante la entrevista mientras que en otras ocasiones tendrás la sensación de estar hablando delante de un robot. Transmitan o no sensaciones, no dudes en preguntar sobre cómo se está desarrollando la entrevista, si tienen alguna duda o necesitan un matiz, etc. Eso sí, hazlo de forma discreta ya que de lo contrario puedes dar una imagen de agresividad.

6. La ropa

Nuestra forma de vestir dice mucho de nosotros, y si te quieres vender bien tu imagen es clave. Un candidato bien vestido y aseado siempre dará mejor impresión que uno con barba de tres días y que no viste de acuerdo con la ocasión. Ya sabemos lo importantes que son las primeras impresiones, así que tómate unos minutos para elegir la ropa que te pondrás si quieres causar esa buena impresión desde el principio. Elegir bien los colores y complementos o la estación del año son clave en este sentido.

7. Las aficiones

Es uno de los aspectos más controvertidos cuando hablamos de entrevistas de trabajo, pero siempre pueden jugar a nuestro favor cuando optamos a un empleo. Como ya sabrás la política o incluso el fútbol están prohibidos -no vamos a herir sentimientos el primer día- pero siempre nos pueden ayudar a enfatizar la pasión al discurso, a darle ese punto extra para diferenciarnos del resto y vender mejor nuestras habilidades. Buscar aficiones comunes es otra buena estrategia.

Bonus: el networking

Pero si hay un sitio donde tenemos que saber vendernos de verdad, este es el networking. Hay que ir a estas sesiones completamente preparado, con el discurso aprendido de antemano y los objetivos bien claros. Es probable que sepas de antemano quién acudirá a las sesiones, los responsables de qué empresas, por lo que podrás adaptar tu discurso a las características de cada una de ellas. Tener un elevator pitch convincente es todavía más importante en este tipo de encuentros, donde pasamos poco tiempo con la otra persona.

En este sentido es importante que acudas a la cita con suficientes tarjetas personales para dárselas a quien te las pida o a quien creas necesario (sobra decir que tus datos de contacto -teléfono, e-mail, blog personal, perfil en redes sociales, etc.- no deben tener ningún error); y si te comprometes a mandar un correo electrónico o cualquier documento a uno de tus contactos hazlo cuanto antes, y si es necesario no dudes en pedir e-mails. La vestimenta vuelve a ser importante para dar buena imagen, y si es necesario apuesta por el networking privado, una opción para venderte mejor.

Más información: Infoempleo

Foto: © stokkete

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...