Posturas de trabajo correctas e incorrectas

Una buena postura en el trabajo, ya sea de pie o sentado es importante para evitar la fatiga y los dolores o malestares del cuerpo.

Adaptar el espacio del trabajo al trabajador

Muchos trabajos exigen largas horas de estar de pie o sentado en una posición estática que no siempre es la más adecuada y que, aún siéndolo, la prolongación en el tiempo puede provocar molestias y malestares en el cuerpo.

Cajeras de supermercado o de salón, choferes de micro o de taxi, promotores callejeros, vendedores ambulantes, cada oficio o profesión puede inducir a una mala postura que acaba afectando nuestra salud y, por ende nuestro rendimiento en el trabajo.

Y es que mantener la misma postura en el espacio de trabajo durante mucho tiempo es perjudicial aunque no se cargue peso o se hagan tareas forzadas; una forma de prevenir las molestias posturales es intercalar períodos de movilidad, como pequeños descansos para prevenir la fatiga y la incomodidad.


La razón por la que estar largas horas de pie se vuelve perjudicial es porque la actividad de los músculos de las piernas funcionan como válvulas para ayudar a retornar el flujo sanguíneo hacia el corazón; pero si se mantiene la postura vertical con mínimo movimiento estas válvulas no cumplen su función, las piernas se hinchan y las extremidades inferiores comienzan a doler.

Si a esto le sumamos que, para evitar la incomodidad de los pies se adoptan posturas extrañas y se curva en exceso la cintura o se vuelcan los hombros hacia atrás o delante, el dolor en la zona lumbar no tarda en aparecer; la manera de evitar esta molestia es manteniendo elevado uno de los pies, afirmados sobre un peldaño o escalón, para intercambiar las piernas en apoyo cada determinado tiempo.

Si el trabajo se desarrolla sentado, la postura es igualmente dañina pues se interrumpe la circulación de la sangre, en varias zonas dependiendo del trabajo que se desarrolla (en cada articulación del cuerpo se genera una interrupción: codos, rodillas, tobillos, etc),

Para evitar las molestias en la posición de trabajo sentado es importante que el espacio de trabajo se adapte al trabajador y no al revés, pues en estos casos se estaría forzando la postura.

En verano, es importante que el respaldo del asiento no sólo sea firme sino que además esté forrado de un material absorvente para la humedad de la transpiración del trabajador.

Este mismo asiento debe poder regularse en altura, formando ángulos de 90º para que el peso del cuerpo recaiga sobre los glúteos y no sobre los muslos; pero también hacia arriba y abajo, para brindar el mejor apoyo lumbar, y hacia atrás y adelante (o al menos ser flexible) para acompañar la espalda y el movimiento corporal.

Para evitar la fatiga en la posición de sentado es importante sentarse correctamente (ambos pies sobre el suelo) pero también levantarse cada determinado período de tiempo para estirar un poco el cuerpo.

Si la silla es giratoria y con ruedas, la misma debe tener 5 patas y no 4 (son más inestables), así mismo es importante que la misma tenga cierta resistencia y no se desplace de manera involuntaria.

Fotografía: toxickore en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...