Mentiras ¿piadosas? en la búsqueda de empleo

Mentir o exagerar en el Currículum para conseguir un empleo puede acabar con nuestra postulación por el suelo y hasta dejarnos en una lista negra de RRHH.

¿Mientes en tu entrevista laboral?

Conseguir un empleo puede volverse una tarea difícil y obsesiva que si no genera resultados deseados en un plazo razonable puede provocar acudir a ciertas prácticas reprochables como deslizar algunas mentiras en el Currículum Vitae.

Quizás parezca una mentira piadosa, pero aumentar el nivel de estudios alcanzado o exagerar los conocimientos de idioma -dos de las mentiras más empleadas- en tu hoja de vida pueden perjudicar tu oportunidad de emplearte.

Muchos son los candidatos que, en su CV han falseado el nivel de escolaridad, de idiomas o el manejo de programas tecnológicos aduciendo que, en caso de resultar seleccionados aprenderán en pocos días a dominar esas herramientas necesarias.


Otra mentira frecuente es «extender» unos meses más los períodos de contratación de trabajos anteriores y hasta «incrementar» los salarios que se percibían en los mismos.

La necesidad de conseguir condiciones de contratación más favorables lleva a los candidatos a mentir y exagerar sus competencias laborales y profesionales que pocas veces lleva a buen puerto y que, tarde o temprano sale a la luz.

Si bien es difícil detectar cuáles son los datos exagerados en un Currículum Vitae, los candidatos que han aplicado esta práctica y que resulten pre seleccionados todavía tendrán que pasar una serie de filtros antes de ser contratados en donde, probablemente, sus habilidades sean puestas en evidencia.

En opinión de Ana Lilia Alatriste, las mentiras más comunes para conseguir un empleo incluye los siguientes datos exagerados o falseados:

  • Exageración sobre el nivel de estudios: «Un ejemplo común es que mencionen una basta experiencia, pero cuando cuestionas sobre competencias laborales o datos exactos de la titulación, resulta que en muchos casos la persona no terminó la carrera, o ni siquiera es pasante», describió Alatriste.
  • Tiempos exactos: La falsedad en las fechas de empleos anteriores se evidencia rápidamente cuando el reclutador llama para pedir referencias de la persona.
  • Inglés, ¿fluido?: Es muy común ver CV de postulantes que aseguran tener un nivel medio de inglés y se evaluan capaces de mantener conversaciones para negociación, sin embargo, cuando se les entrevista en ese idioma, la fluidez desaparece.
  • El mismo caso sucede con los conocimientos informáticos, donde los candidatos creen que por haber manejado unas veces cierto programa o escuchar sobre el mismo pueden presentarlo como «dominio», pero cuando se les hace una prueba sobre el manejo del mismo, la evidencia es otra.

  • Referencias personales: Todo empleador desconfiará si al momento de acreditar la experiencia laboral, los datos de contacto de las referencias son números de teléfonos móviles o casillas de correo gratuitas.
  • Salarios exagerados: Probablemente para conseguir una mejor paga y poder debatir los ingresos, se indican cifras superiores a las percibidas y esta práctica no es recomendable pues los empleadores conocen muy bien cuánto valen sus plazas en el mercado. Si notan que exageras pueden pedirte una copia de tu último recibo de sueldo o cotejar con los responsables de RRHH de tu anterior trabajo.

En ocasiones, no tener suficiente experiencia ni haber ocupado puestos importantes, no haber estudiado varios idiomas o no dominar todas las herramientas informáticas y admitirlo pero contemplar la posibilidad de capacitarse en esas áreas puede ser mucho más positivo que mentir o exagerar.

Un reclutador valorará maás la honestidad y el interés en el puesto y aprender habilidades que prácticas no dignas de un profesional que, a cualquier precio, quiere quedarse con el trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...