La OIT alerta sobre el trabajo infantil

La OIT calificó como “pésima noticia” que todavía queden en el mundo 168 millones de niños trabajadores, la mitad dedicados a las peores ocupaciones.

Cuando ya hemos recorrido prácticamente una década y media del siglo XXI parece difícil de creer que la OIT (Organización Internacional del Trabajo) lance mensajes de alerta sobre el empleo infantil, un problema erradicado en muchos países del primer mundo desde hace años pero que sigue siendo un lastre para el desarrollo de muchos países. Los datos de la agencia de Naciones Unidas hablan de 168 millones de niños trabajadores en todo el mundo en 2013, algo que la OIT solo puede calificar como “pésima noticia”.

Guy Rider, director general de la OIT, explica en la III Conferencia Global sobre Trabajo Infantil que se celebra estos días en Brasilia que de los 168 millones de niños trabajadores, la mitad se dedicaba a las consideradas “peores formas de trabajo infantil”. Entre ellas están la esclavitud, la servidumbre, los trabajos forzosos y la explotación sexual; problemas que afectan a todas las regiones del mundo. La OIT se había propuesto eliminar estas peores formas de trabajo en 2016, pero Rider se mostró realista y definió como “fracaso colectivo” no cumplir con ese objetivo.

Rider asegura que hay que “preparar nuevos planes” y seguir con los actuales en lugar de buscar excusas que justifiquen no haber alcanzado ese objetivo, ya que de lo contrario todo el trabajo hecho hasta ahora podría perderse. En septiembre apareció el último informe de la OIT sobre trabajo infantil, que hablaba de una reducción de un tercio del número de niños trabajadores desde 2013, un “progreso fantástico” para el director de la agencia que sin embargo se lamenta de que muchos países siguen sin ratificar las convenciones internacionales sobre empleo infantil.

Quizá, uno de los países de los que habla el director de la OIT es Bolivia. El Congreso del país suramericano prepara una ley que regule el trabajo infantil que no escapa a la polémica. El último en echar leña al fuego ha sido el propio Presidente boliviano, Evo Morales, quien pese a respaldar la ley, no dudo en declarar que “no debería limitarse la edad del niño” (para trabajar) aunque los más pequeños “tampoco deberían ser explotados“. A priori, la edad mínima para trabajar serán 14 años, dos menos que en España.

Para el líder boliviano. el trabajo infantil no debería prohibirse siempre que el estado se responsabilice del cuidado y protección de los niños que se ven obligados a trabajar para ayudar a sus familias. Morales añade que algunos niños se han quejado de que los convenios de la OIT no reconocen los esfuerzos de los niños que se ven obligados a trabajar por cuestiones de familia o de orfandad.

Fuentes: El País, El Comercio

Foto: MShades

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...