La ergonomía en el ambiente laboral

La ergonomía, o “leyes del trabajo”, es una actividad multidisciplinaría que se ocupa del estudio de la conducta y actividades de las personas, con el objetivo de adecuar los productos, objetos, sistemas, puestos de trabajo y entornos, a las características, limitaciones y necesidades de cada individuo, en pos de la optimización de su eficiencia, seguridad, salud, y confort. En este post, lo que se debe tener en cuenta para una correcta integración.

La ergonomía, proveniente de las palabras griegas “ergos” y “nomos”, significa, literalmente, “leyes del trabajo”. Es una actividad multidisciplinaría que se ocupa del estudio de la conducta y actividades de las personas, con el objetivo de adecuar los productos, objetos, sistemas, puestos de trabajo y entornos a las características, limitaciones y necesidades de cada individuo, en pos de la optimización de su eficiencia, seguridad, salud, y confort.

Ergonomía en el trabajo

Ergonomía en el trabajo

Existen tres criterios esenciales de la ergonomía en su afán de la integración del hombre con la maquina. Conocidos como las “3P”, ellos son:

  • Participación: Haciendo referencia a la participación del individuo en la creatividad tecnológica, gestión, remuneración, confort, y roles psicosociales.
  • Producción: Todo lo referente a la eficacia y eficiencia productiva entre la dicotomía Hombre-Maquina, es decir; productividad y calidad.
  • Protección: Encargándose de la seguridad industrial e higiene laboral (hombre); de los siniestros, fallas, averías (maquinas); y del entorno, como la seguridad colectiva y ecología.

Los aportes de la ergonomía aplicada al trabajo, elevan la calidad del mismo. Una correcta implementación de ella asegura, con un alto porcentaje, una buena salud laboral y seguridad de los empleados. Se produce un mejoramiento del ambiente físico de trabajo, atendiendo a las normas del buen confort e higiene laboral, minimizando los riesgos ergonométicos, como el impacto físico de las actividades cotidianas, accidentes y enfermedades por la repeticiones de tareas, mal uso de la fuerza, o posturas anormales en las labores diarias.

En el lugar de trabajo, la ergonomía facilitará la colocación de todos los componentes relacionados a las labores especificas de cada uno, de la manera más conveniente según la persona. A continuación repasaremos algunas de las importantes reglas de la Ergonomía, para que cada uno las tenga en cuenta en su trabajo, y así mejore la calidad del mismo.

Distancia Visual: La pantalla, teclado y documentos escritos con los que cada uno trabaja, deben encontrarse, respectivamente, a una distancia similar de los ojos para evitar la fatiga visual. La distancia visual óptima se encuentra entre los 450 y 550 mm. con un máximo de 700 mm. para casos excepcionales.

Ángulo Visual: El ángulo visual óptimo para el empleado, en posición sentado, respecto del monitor, debe estar comprendido entre 10 y 20 grados por debajo de la horizontal.

Una correcta iluminación

Una correcta iluminación

Iluminación: Las paredes y superficies no deben ser de colores brillantes; el lugar que esta situado detrás del empleado debe tener una débil iluminación; las pantallas y monitores deben estar alejadas de las ventanas para que no haya una sobreiluminacion que dificulte la adaptación de los ojos a la relativa oscuridad de la pantalla; las lámparas de techo no deben encontrarse encima del empleado y, en lo posible, deben hallarse provistas de difusores para una mayor uniformidad en la distribución de la luz.

Ruido: Para las tareas de mayor concentración como son las de programación y diseño, los especialistas coinciden en que el nivel de ruido tolerable debe ser inferior a 55db (A), para las tareas de menor concentración se considera adecuado un nivel de ruido entre 65db (A) y 70db (A).

Ambiente térmico: Se recomienda una temperatura que oscile entre 19 y 24°C, y una humedad del 40 al 70 %. La humedad es muy importante; un porcentaje de humedad demasiado bajo provoca una sequedad de las mucosas conjuntivales y respiratorias; mientras que un porcentaje demasiado elevado conlleva una disminución en la atención, en la vigilancia y destreza de los gestos.

La silla: Debe tener cinco pies y ruedas que faciliten su desplazamiento. El asiento debe ser muy flexible, situado entre 38 y 48 cm. del suelo, debe medir aproximadamente 40 cm. y debe ser regulable hacia atrás. El empleado debiese tener un reposapiés, perfectamente graduable a tres alturas distintas.

Postura: Para la prevención de las alteraciones óseas a nivel vertebral, se aconseja una posición sentada con la espalda recta, y para la prevención de la fatiga a nivel de los músculos dorsales, se aconseja una posición sentada con la espalda ligeramente curvada. Dependerá conjugarlas para evitar ambas. Por otra parte, la postura de la cabeza viene determinada por la situación de la pantalla, esta debe colocarse a una distancia, altura y con una inclinación adecuada; de lo contrario los músculos del cuello se ven sometidos a una tensión suplementaria ya que deben soportar el peso de la cabeza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...