Siete consejos para negociar tu salario

Conseguir un buen salario en un nuevo puesto de trabajo o al momento de un ascenso sólo depende de tí y la estrategia que utilices para negociar la mejora salarial.

La negociación salarial puede ser un momento incómodo para muchos, ya sea que se encuentren como candidatos para un puesto o que lleven varios años trabajando en una empresa y, de hecho, conforme el mercado laboral se ha puesto más difícil y la economía más desfavorable, las negociaciones laborales generan mucha más incomodidad a las partes.

Sin embargo, se trata de una concepción errónea y de falta de voluntad de los solicitantes de empleo a la hora de presentarse a una entrevista o al momento en que son notificados de haber quedado seleccionados; situación que podría resultar altamente desventajosa incluso luego de superada la crisis pues los ajustes salariales que se hagan posteriormente serán sobre un salario inicial que ya entonces estaba devaluado.

De hecho, muchos especialistas concuerdan en que la aceptación pasiva de cualquier precio por el trabajo puede costar aún más de lo que puedes darte el lujo de perder; por ello, dar el primer paso en un puesto de trabajo con el salario más alto posible presentará un mejor panorama futuro en cuanto al salario y la conformidad.


Desafortunadamente, la negociación de un salario inicial más alto puede ser muy problemática, sobre todo cuando los problemas financieros de un empleador son una limitación o, incluso, cuando la competencia por el puesto de trabajo es feroz y esto provoca la devaluación del mismo.

Los candidatos deben ser especialmente cuidadosos y estratégicos a la hora de entrar en negociaciones salariales y utilizar una de las estrategias de las muchas que existen para mejorar una oferta de trabajo, a pesar de una economía pobre:

  1. No asuma que el salario y las prestaciones no son negociables. Más del 80 por ciento de los empleadores tienen su propia estrategia de negociación de salarios, prestaciones, beneficios extras, horarios de trabajo, lugares de trabajo y así sucesivamente. Tú debes tener la tuya.
  2. Conoce tu valor. Entrar en una entrevista y no saber si la oferta es alta, baja o cuál es el sueldo promedio y los niveles de compensación de acuerdo con tus habilidades, experiencia y la educación es arriesgarse a salir perdiendo.
  3. No sólo puedes negociar más dinero. A veces una empresa no puede dar más dinero. En ese caso, negociar las cosas que se traducen en dinero o hacer su vida más fácil, como el tiempo extra de vacaciones, los reembolsos educativos o las dietas de viaje.
  4. El momento de negociar es ahora. No esperes a saber si el trabajo que se te asigna es simple o complejo para pedir mayor remuneración en tal caso; no retrases el momento de la negociación pues el precio es el valor de tu trabajo.
  5. No se rinda demasiado rápido. Los vendedores saben que un primer No es sólo el comienzo de la venta. La paciencia y la perseverancia son los caminos hacia el éxito.
  6. ¿Sabes cómo apoyar a su petición de mejoras salariales? Utiliza ejemplos concretos y mensurables de cómo va a aumentar su valor por hacer algo más que su trabajo, haciendo que el dinero de la compañía rinda más, ahorrando a la compañía tiempo y dinero, o dando la solución de problemas en el trabajo.
  7. No digas que sí con demasiada rapidez. Cuanto más tiempo un entrevistador habla contigo, más probable es que acceda a negociar una mejor compensación.

Fuente: Secrets of the Job Hunt
Fotografía: hikingartist

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...