México estudia subir el salario mínimo

El Gobernador de Ciudad de México ha puesto en la mesa el aumento del salario mínimo de 67’29 a 80 pesos la hora, a lo que se oponen las patronales del país.

Mientras en Europa vemos que en los últimos meses Suiza ha rechazado subir el salario mínimo y Alemania los introducirá por primera vez en su historia, al otro lado del charco vemos que México debate la subida del salario mínimo. La propuesta la han puesto sobre la mesa el opositor Partido de Acción Nacional (PAN) y el gobierno de Ciudad de México, y como suele pasar en estos casos ha despertado un intenso debate en el que participan patronales, sindicatos y las diferentes fuerzas políticas del país.

A favor

Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de México DF, fue el primero en proponer subir el salario mínimo de 67’29 a 80 pesos (de 3’86 a 4’60 euros). El independiente Mancera añadió que el aumento no debe ser «ni inmediato ni en todas las empresas»; y el Secretario de Desarrollo Económico Salomón Chertorivski afirmó que la medida no supondría un problema de inflación en el país y el coste laboral para la mayoría de las empresas mezixanas sería «pequeño».

Desde el PAN no tardaron en apoyar la medida. La senadora Laura Rojas recurrió a la Constitución para señalar que el salario mínimo debería permitir «satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia», incluidas las sociales, culturales, materiales y la educación de los hijos, un objetivo que a su juicio no se cumple. Por eso, Rojas y otros miembros del PAN defienden una consulta ciudadana «por un salario digno» en la que los mexicanos decidan sobre el salario mínimo que ya cuenta con más de 35.000 firmas a favor y piden a Mancera que se sume.

En contra

El entusiasmo de Mancera y el PAN por la medida contrasta con los mensajes que llegan desde las patronales. La Confederación de Cámaras Industriales y la Confederación Patronal critican que los tintes electorales de una propuesta que tildan de «populista» y apuestan por un diálogo «serio». Lo mismo pide el Consejo Mexicano de Negocios, para el que un aumento de la productividad supondría un crecimiento del empleo y de los salarios en el país.

Una línea similar sigue el Gobierno de México, que apuesta por un refuerzo de la economía nacional que aumente las ventas y se modernice, lo que estaría acompañado de mejoras salariales.También recuerda que patronales y sindicatos acordaron un diálogo social para un crecimiento sostenible en el que se incluían conversaciones sobre una subida del salario mínimo siempre que crezca la productividad de las empresas del país.

Vía: La Gran Época

Foto: Christian Fausto Bernal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...