Los empleados “antipáticos” ganan más

El humor como factor determinante del salario de los trabajadores.

El mal humor como factor determinante del salario

Parece casi una ecuación que pocos han analizado: el empleado nuevo quiere agradar y conservar su empleo, por ello es complaciente y lleva una sonrisa pintada cuando a nada se niega, aunque no sea de su incumbencia. Por el otro lado, el jefe de departamento con los años se ha puesto más gruñón, parece buscar que lo echen contestando mal a superiores y subordinados por igual.

El primer trabajador tiene un sueldo bajo, el segundo, un sueldo alto. ¿Hay alguna relación entre estos contrastes tan claros?

Podría decirse, al menos que quienes evitan la complacencia son más valorados por los empleadores y ello se refleja en sus ingresos; de hecho, según un estudio de la Academia de Management de Estados Unidos, los empleados que evitan confrontar y que evitan los conflictos no son bien vistos dentro de la oficina.

Ser un colaborador que sabe decir ‘no‘ a sus jefes y se muestra tajante en sus posiciones éticas, de horarios inflexibles o lo que fuere, tiene sus ventajas en términos de salario. De acuerdo con la investigación, los empleados que evitan ser complacientes suelen obtener mejores resultados en la negociación del sueldo.


El estudio ‘Hombres y mujeres simpáticos, ¿terminan siempre al último?’, realizado entre 20,000 profesionistas de Estados Unidos y Canadá, encontró que los varones descorteces ganan un 18% más que los trabajadores que siempre quieren verse como ‘buenos’ o simpáticos.

El indicador ‘amabilidad‘ usado en el estudio se definió a partir de criterios como franqueza, altruismo, modestia y sensibilidad hacia los demás; de manera que quienes carecen de esas cualidades son considerados desagradables ante los ojos de los empleados según las circunstancias; por ejemplo, cuando la persona defiende agresivamente su posición ante un problema.

Pero la novedad es que esta falta de amabilidad de carga negativa entre pares, es vista por algunos empleadores como “afán de competencia” y hay puestos en los que ser directo, frontal y conflictivo / agresivo, se valora.

La Academia de Management menciona en la encuesta que los comportamientos ‘poco amables’ sirven en situaciones donde la competencia y la agresividad son valoradas; y tal es el caso de cuando se busca una jefatura o al momento de discutir condiciones de trabajo.

Los autores del estudio provienen de la Universidad Cornell, en Nueva York; Notre Dame, en Indiana; y la Western en Ontario, Canadá y estiman que la diferencia salarial es mayor en el género masculino porque la ‘rudeza’ en el trato está vinculada a las expectativas sobre cómo debe ser su personalidad, algo que no es deseable encontrar en un perfil femenino.

Fotografía: Philip Clifford en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...