Cuándo recompensar con más responsabilidades y dinero a los empleados

Ser promovido o recibir un incremento salarial por ser un buen empleado es una de las formas que los gerentes utilizan para premiar.

Los jefes atentos saben encontrar el momento para recompensar a sus mejores empleados

Los gerentes que quieren reconocer a los empleados por su buen trabajo, por sus capacidades de trabajo en equipo, colaboración y compromiso con la empresa tienen muchas herramientas a su disposición y una de las formas más tradicionales para recompensar a un buen empleado es darle una promoción o aumento de sueldo, o ambos.

Pero, ¿cómo puedes saber si alguien está realmente listo para el siguiente desafío o si es realmente merecedor de extra en el pago?

Las políticas de recursos humanos y la cultura de la empresa a menudo determinan cuándo y cómo la gente se mueve en una empresa; sin embargo, los gerentes en la mayoría de empresas tienen una buena parte de la decisión, y en algunos casos, son los que toman la decisión final.

Muchas veces un gerente se siente responsable de encontrar a su gente su próximo paso en la organización y es fundamental que los administradores de tomar estas decisiones sobre ascensos y aumentos reflexionen al respecto.


Los gerentes deben reconocer que al dar una recompensa a un empleado envía una señal al resto de la organización. Por lo tanto, tienen que asegurarse de que están apoyando el comportamiento que está en consonancia con los valores de la organización.

Por ejemplo, un empleado que excede sus objetivos, pero trata a sus miembros del equipo mal no debe ser recompensado en una organización que valora el trabajo en equipo. Del mismo modo, la forma en que una organización promueve a su gente, tiene implicaciones para el éxito de un individuo.

Pero también se puede recompensar a la gente de otras maneras por lo que, la próxima vez que te encuentres tratando de decidir si reconoces buenos resultados con una promoción o un aumento, podrás elegir entre otras fórmulas; pero no sin antes realizar una evaluación de desempeño, teniendo en cuenta la “competencia-desafío de equilibrio”, tener en cuenta de que la persona a promover se sentirá cómoda en el nuevo puesto y responsabilidades lo cual conduce a la posibilidad de implementar un experimento antes de hacer el trabajo permanente.

Si tienes pensada la promoción del empleado que se ha destacado o que merece un reconocimiento, si has ensayado con el promovido las responsabilidades y nuevas tareas y ambos quedaron conformes, es momento de pensar el incremento salarial que puede acompañar (como puede que no) a la promoción.

Fuente: HBR Blogs
Fotografía: Kumar A. en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...