Ventajas de promocionar el trabajador del mes en tu empresa

El incentivo al mejor empleado del mes es una magnífica propuesta. Es un aliciente añadido a la rutina, y más en tiempos en los que un plus en el sueldo va como agua de mayo. En este artículo te lo promocionamos.

Empleado del mes, siempre con la mejor de sus sonrisas

Hace algunos años, en la formación de una conocida empresa de ‘call centers’, una amable joven dedicaba una jornada a explicar las magníficas oportunidades de trabajar en dicha compañía en términos de movilidad laboral o incentivos. Todo un ejercicio de marketing y de comunicación corporativa que pintaba la vie en rose. Entre sus explicaciones destacaba su discurso sobre los métodos de motivación norteamericanos, puesto que la sede principal de esta compañía se encontraba en Estados Unidos. Allí la figura del empleado del mes estaba de lo más instaurada, y se simbolizaba con algo tan ridículo como una diadema de estrellas que el orgulloso afortunado lucía durante sus 30 días de reinado laboral. “¿Qué pensaríais que pasaría en España si se hiciera algo así?”. No hizo falta respuesta, las carcajadas anteriores habían hablado por sí mismas. Si lo que contaba era verdad o mentira siempre será un misterio.

Explicó entonces que en nuestro país el reconocimiento quedaba reducido a lo económico. También lo recibían los homólogos americanos, aunque con el añadido de tan simpático detalle. Claro está que no hay mejor incentivo ni motivación que la que toca el bolsillo, con o sin corona galáctica. Los beneficios de este sistema son evidentes, más en un ambiente tan tenso como el de una oficina de teleoperadores. Gente que trabaja a destajo, recibiendo una llamada tras otra, a veces enfrentándose a situaciones comprometidas o desplantes. Todo por un sueldo que no es para tirar cohetes, y con la obligatoriedad de mantener siempre la ‘sonrisa telefónica’.

¿Qué motivos podría tener una persona para motivarse ante semejante panorama? Más allá de que muchos de estos trabajadores, sobre todo los de perfil comercial, vayan a comisión, el incentivo al mejor empleado del mes es una magnífica propuesta. Es un aliciente añadido a la rutina, y más en tiempos en los que un plus en el sueldo va como agua de mayo. Y aunque fomenta la competitividad hasta puntos que pueden resultar algo agobiantes en ambientes laborales reducidos, el empresario puede optar por llevarlo con discreción: toda la plantilla sabe que existe este incentivo, pero solo quien lo recibe sabe que es el empleado del mes. No hay exhibicionismo, por lo que no hay reacciones negativas en el entorno, y todo el mundo sabe que existe la posibilidad de conseguirlo.

Claro está que esta situación puede conllevar que parte de la plantilla dude de la existencia real de tal motivación, algo que deberemos gestionar con mano derecha, promocionando este incentivo con cierta frecuencia en revistas corporativas, intranet, carteles o en el del día a día de los mandos intermedios.

Promocionar la figura del trabajador del mes tiene efectos positivos a nivel de motivación, rendimiento laboral, esfuerzo y dedicación. Instaurarla en tu entorno en un momento como el presente mejorará el rendimiento de tu plantilla y contribuirá al bienestar de los empleados más productivos. Aquellos a los que hay que tener más contentos.

Foto: Saptarshi Biswas por Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...