Trabajar de entrenador

El entrenador es la persona encargada de dirigir, instruir y entrenar a un deportista, a un grupo de deportistas o bien a un equipo deportivo. Es quien prepara y adecua a los deportistas para estar en forma y preparados, ya sea física como psicológicamente, para disputar una prueba, un campeonato o cualquier tipo de competencia. Veamos más sobre este tipo de trabajo y sus riesgos.

Trabajar de entrenador

El entrenador es la persona encargada de dirigir, instruir y entrenar a un deportista, a un grupo de deportistas o bien a un equipo deportivo. Es quien prepara y adecua a los deportistas para estar en forma y preparados, ya sea física como psicológicamente, para disputar una prueba, un campeonato o cualquier tipo de competencia.

Para esta preparación integra, el entrenador debe tener una buena formación en diversos aspectos y, según el deportista o grupo de deportistas, deberá implementar uno u otro tipo de entrenamiento con distintos objetivos y metas a conseguir. Y amen de este entrenamiento físico, como mencionamos anteriormente, el entrenador también debe cumplir una labor psicológica.

Con esto último nos referimos a que el entrenador debe ser un apoyo y contención de los deportistas. Debe dar ánimo, estimular y motivar a los mismos. Este aspecto es muy importante.


Además, un buen entrenador se encarga de estudiar a los rivales y debe analizar cómo juegan a fin de diseñar un buen plan de juego para ganar la competencia. También debe saber adaptar los entrenamientos a casos particulares como, por ejemplo, el entrenamiento para deportistas lesionados y para deportistas que estuvieron sin jugar mucho tiempo, entre otros casos.

Características de un buen entrenador

  • Ser capaz de motivar a los deportistas para que rindan al máximo.
  • Ser un buen pedagogo y maestro en la actividad.
  • Mantenerse actualizado.
  • Ser capaz de estar al tanto de las diferencias individuales de los deportistas. Esto es saber motivar, individualmente, a los diferentes deportistas.
  • Saber escuchar.
  • Ser disciplinario.
  • Predicar con el ejemplo.
  • Plantear metas y objetivos.

Riesgos de la profesión de entrenador

Si bien en muchas ocasiones es altamente satisfactorio trabajar como entrenador, tratando de lograr el éxito mediante la preparación de los deportistas, hay que saber que esta profesión, como la gran mayoría, presenta algunos riesgos. Veámoslos a continuación.

El deporte es popular. Muchas personas se consideran expertas en el deporte, opinando constantemente qué harían si fueran entrenadores, criticando al verdadero entrenador.

Evaluación constante. El entrenador está sometido a una evaluación permanente, la cual se basa en la actuación de sus jugadores. Como se suele decir, “el récord del entrenador depende del récord público, y la presión de registrar victorias en vez de derrotas parece eterno”.

Falta de seguridad. A un entrenador se lo evalúa según su desempeño en la competencia anterior, lo que hace que no exista mucha seguridad y no importe que haya tenido muchas victorias conseguidas a lo largo de su vida, si es que tuvo un mal desempeño en el último tiempo.

Profesión corta. Los entrenadores no llegan a retirarse a una edad avanzada. Ser entrenador se considera como una tarea de hombres jóvenes.

Considerando lo expuesto, ¿A quién le gustaría trabajar como entrenador? ¿De qué serian entrenadores?

Fuente: Hsra

Foto: Entrenador por Giorgio Frasca en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...