Para ser líder ¿actitud o aptitud?

Una tesis contemporánea a cargo de la psicóloga y profesora de la Universidad de Stanford Carol Dweck predica que el talento se hace, no se nace con él. Y para eso, para lograr tener talento, es más importante la actitud que las aptitudes. ¿Tú qué piensas al respecto?

Trabajar en equipo es parte importante de un buen lider

¿Es más importante la actitud que las aptitudes? Actualmente existe una tesis a cargo de la psicóloga y profesora de la Universidad de Stanford Carol Dweck, la cual predica que el talento se hace, no se nace con él. Y para eso, para lograr tener talento, es más importante la actitud que las aptitudes. ¿Tú qué piensas al respecto?

Dentro del sector laboral nos encontraremos muy comúnmente con dos tipos de personas, aquellas con una mentalidad más bien rígida, y otras más abiertos y predispuestos a la evolución. Esta corriente de pensamiento opina que es justamente este último grupo el que más progresa. De nada sirve contar con capacidades innatas si no se es capaz de transformarlas en algo positivo. Es necesario trabajar día tras día para aumentar el liderazgo. Es necesario tener actitud en el aprendizaje constante. Es por eso que el líder se hace, no se nace.

La actitud será importante además para adaptarse a las nuevas exigencias que tendrán los nuevos perfiles profesionales, en donde se buscarán personas educadas en las nuevas condiciones de un entorno, caracterizado por el dinamismo, la deslocalización geográfica y el intercambio masivo de conocimiento, todas condiciones para las que se requiere de mucho trabajo y actitud.


En relación a esto mismo, Francisco Martín, director de recursos humanos de FCC, dice: «Nuestros profesionales van a desarrollar su trabajo enfrentándose a una realidad cambiante, diversificada geográficamente e imprecisa, por lo que la capacidad para adaptarse a diferentes culturas, un buen nivel de idiomas y el uso intensivo de las nuevas tecnologías serán conocimientos claves a tener en cuenta«.

Otro ejemplo claro que sirve como prueba para este tipo de pensamiento, que  predica que es más importante la actitud que las aptitudes, es el hecho de que hoy en día, dentro del ámbito de las competencias de los profesionales, los conocimientos técnicos, el dominio de idiomas y la movilidad (geográfica y funcional), ya han dejado de ser los aspectos más importantes con los que un profesional puede distinguirse de otro. Hoy en día son también importantes y absolutamente imprescindibles la capacidad de trabajo en equipo, la actitud de servicio, la capacidad de innovación y la excelencia en el trabajo.

En fin, las aptitudes que uno pueda ir adquiriendo a lo largo de su formación profesional son muy importantes, nadie niega eso. Sin embargo, la actitud, la forma en que un empleado se predispone al trabajo, tanto individual como en equipo, son valores que sin dudas le permitirán progresar y destacarse en sus actividades.

Fuente: Ciclog

Foto: Liderazgo por Concejal Felipe Rios en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...