Las vacaciones no son para todos

Las vacaciones son esperadas por el grueso de los trabajadores pero, pasado julio, llegado Agosto y por venir septiembre, pocos serán los españoles que, finalmente, puedan salir en plan vacacional.

Playa y descanso: una posibilidad para pocos españoles

Es verano, han llegado las vacaciones de los niños y de muchos adultos que poco a poco han ido entrando en período de vacaciones y, con algo de suerte, pudieron salir de viaje a la playa o la montaña; pero no todos los españoles pisarán la arena para luego volver a sus empleos; de hecho, sólo la minoría lo hará.

Y no porque los trabajadores elijan un mejor destino donde aplacar el calor español que no sea el mar de las costas españolas, sino porque el 51,43% de los trabajadores no tendrá vacaciones por la crisis.

La cifra fue suministrada por la empresa Randstad, que ha medido a las personas que este verano, no saldrán de las ciudades para tomar un descanso. En este grupo se encuentra los colectivos de extranjeros, desocupados, personas sin formación y jóvenes de entre 24 y 29 años de edad.

Pero de todos estos colectivos hay uno que es el más golpeado por la crisis y, claro, por la falta de vacaciones y es el de los extranjeros que, poco a poco han ido perdiendo presencia el mercado de empleo, terreno recuperado por los nacionales.

Muchos de ellos, además, están agotando su prestación por desempleo, siendo acusado el constante aumento de la cantidad de personas extranjeras que perciben esta prestación y resultando lógico que sean los inmigrantes los que renuncien a tener vacaciones. Actualmente, son 3,1 millones las personas que perciben prestaciones por desempleo, de los cuales un número importante corresponde a extranjeros.

Otro factor que incide en que el colectivo de inmigrantes sea el más perjudicado en la situación actual es que su nivel educativo pocas veces es suficiente como para conseguir y mantener un empleo calificado, consiguiendo en cambio, trabajos temporales para los cuales no hace falta formación alguna.

Entre tantos datos brindados por el estudio, también se concluyó que las españolas con un nivel formativo alto y que tienen entre 30 y 40 años de edad son las que más han salido de vacaciones. Pero no sólo en los inmigrantes la educación es un condicionante, la formación incide de manera directa en las posibilidades de gozar de vacaciones y tiene que ver con el mercado laboral. De hecho, las personas sin estudios declaran en un 30,77% de los casos que tendrán vacaciones, frente al 66,25% de personas que sí han conseguido un Título y la relación está dada por el salario que consiguen unos y otros dependiendo de su formación.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el nivel formativo está instrínsecamente relacionado con la estabilidad laboral siendo que, a mayor nivel formativo, mayor estabilidad y, por ende, mayores beneficios laborales y sociales.

Fuente: Mundo Laboral
Fotografía: m o d e en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...