La animación española necesita profesionales

El boom de la animación española está acompañado de la falta de profesionales, un problema que se soluciona con la repatriación de trabajadores o dibujantes del mundo del cómic.

animacion

‘Planet 51′ o ‘Las aventuras de Tadeo Jones’ son quizá los dos ejemplos más claros del auge de la animación en España en nuestro país. Dos películas que representan a la perfección la situación del sector en España: un sector de calidad pero con dificultades. La mayoría de productoras apuestan por la coproducción con productoras extranjeras, lo que facilita la comercialización de películas y series en el extranjero. Pero más allá de las dificultades económicas y de rentabilidad, el problema que nos interesa es la falta de profesionales en la animación española.

Se calcula que a día de hoy hay unos 8.600 profesionales en el sector, pero el éxito experimentado estos últimos años ha provocado una escasez de mano de obra que se empieza a notar. Desde las productoras dicen que faltan profesionales como iluminadores o animadores. Muchos de ellos son dibujantes del cómic que se han pasado al mundo de la animación para cine, otros son profesionales repatriados, que han pasado por estudios como Disney, Pixar o Sony y que ahora han vuelto a casa, añaden desde las productoras.

Este auge de la animación y la demanda de los profesionales también se nota en la oferta de estudios. No solo han aumentado la demanda y el número de estudiantes matriculados en carreras relacionadas con el mundo de la animación, las propias productoras también apuestan por la formación ad hoc de trabajadores, creando sus propias escuelas o academias. Por ejemplo, la de Ilion, una de estas productoras, tiene 900 alumnos.

Las previsiones para este año hablan de una facturación por valor de 748 millones de euros, y en 2017 se habla de que se podrían alcanzar los 879 millones. Son 200 millones más de lo que facturó el sector el año pasado, y las cifras prácticamente triplican los 306 millones de 2011. Hace 5 años el sector contaba con unos 5.150 trabajadores. La mayoría de esta facturación procede de películas y series, pero no es suficiente para cubrir los gastos de producción. Por lo menos, en España.

Una serie estándar, con 52 capítulos de 11 minutos cuesta de 3 a 5 millones de euros, pero se vende a la televisión por unos 100.000 euros en el mejor de los casos. Desde las productoras aseguran que la tele solo proporciona el 10% de la facturación, el otro 90% procede del merchandising: ropa, libros, juguetes, música, mochilas… Pese a la aparición de Netflix, Diseny o Discovery, se quejan de la poca inversión de RTVE en animación, mientras que Mediaset y Atresmedia se nutren del catálogo de Cartoon Network o Dreamworks.

Más información: El País

Foto: oscar ulloa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...