Evita distracciones y mejora tu productividad

Organízate para ser más productivo

Volverte un trabajador más productivo y conseguir mejorar tu enfoque en cada una de las tareas de tu trabajo no es una tarea sencilla pero, sin dudas, se trata de hábitos que se deben cultivar en el día a día para incorporarlos a nuestra rutina de trabajo.

Hemos visto que hacer muchas tareas al mismo tiempo no sólo es más agotador para los trabajadores que funcionan de esta forma, sino que, además, hace caer enormemente los índices de productividad y, en ocasiones, genera la aparición de procrastinadores que empiezan muchas tareas que mantienen en sus agendas pendientes de finalización durante días, semanas o meses.

En una oficina donde un grupo de personas no sólo trabaja sino que interactúa, concentrarse en cada una de las tareas por largo rato parece una misión imposible dependiente del ambiente de trabajo y del espacio que tengas disponible para ti.

Sin embargo, la mayoría de las veces, son los mismos trabajadores quienes buscan distracciones pequeñas para «descansar» unos minutos en las redes sociales, revisando correos o conversando con un colega sin darse cuenta del implacable tránsito de las agujas del reloj.

Para evitar estas distracciones que a menudo llevan más tiempo del que se pensaba destinar, todavía quedan algunos consejos que puedes intentar incorporar a tu rutina diaria:


Programa tu correo electrónico

No importa si «trabajas con el correo» y sientes que necesitas checkearlo cada 5 minutos por si tu jefe te ha mandado algo importante. Escoge dos o tres veces durante el día en que vas a usar tu correo electrónico. Comprobar tu correo electrónico constantemente a lo largo del día crea un montón de ruido y mata a su productividad.

Utiliza el teléfono

El correo electrónico no es adecuado para conversaciones. No responda más de dos veces a un correo electrónico. Levanta el teléfono en su lugar y agota todos los temas y sub temas que pueden tenerte todo un día atado a un correo electrónico que va y viene.

Trabaja en tu propia agenda

No permitas que otra persona configure tu día. La mayoría de la gente va derecho a su correo electrónico cada mañana y se dedica a asignar tareas, hacer pedidos y comprometer a los colegas o compañeros sin importarles sus agendas. De esta manera, terminarás con tu bandeja de entrada vacía y tu escritorio lleno de pendientes.

Toma descansos

El cerebro consume más glucosa que cualquier otra actividad física y es por eso que te sientes tan agotado después de largas reuniones. Así que toma un descanso: Levántate, ve a dar un paseo, toma un aperitivo, haz algo completamente diferente para recargar. Y sí, eso significa que necesitas una hora extra para las pausas, sin incluir el almuerzo, así que si está obligado a conseguir ocho horas de trabajo cada día, deberías programarte para pasar de 9 y 1/2 a 10 horas en la oficina.

Fotografía:  Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...