El empleo verde, el futuro de la ecología

La tendencia es que empleos relacionados con la ecología y el medio ambiente surjan y se posicionan para el futuro.

Reciclar es la clave para que la ecología y sus tendencias crezcan

A veces la mejor forma de garantizarse un buen presente laboral es anticiparse a la demanda futura. En realidad, esa debería ser la norma, y hay muchas personas que ya eligen este camino para sus vidas. Algunas profesiones tienen un promisorio futuro, como las ligadas al diseño de energías y combustibles del futuro, los expertos en energías renovables (solar, eólica, fotovoltaica o geotérmica), los expertos en eco diseño, los educadores ambientales, los ingenieros civiles y ambientales, quienes organizan los recursos ambientales o paisajísticos y quienes, en líneas generales, se dedican a la investigación en recursos hídricos, química ambiental, restauración de ecosistemas. Todas estas líneas laborales pueden englobarse en lo que se llama “empleo verde”, una tendencia que cada vez más va encontrando su lugar en los diseños del futuro que los estados de la Unión Europea y las empresas que eligen instalarse en ellos consideran cada vez más seria.


En el año 2010 el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, anunció (y se comprometió a cumplir) que para el año 2020 la Unión Europea tendría más de tres millones de nuevos empleos verdes, mientras que para ese mismo año la OIT (siglas de Organización Internacional del Trabajo) augura que a nivel mundial serán más de 60 millones los puestos de trabajo ligados a empresas verdes. Este segundo dato hace que el anuncio de Durao Barroso quede pequeño, dado que puede anticiparse que Europa participa (o debiera participar) con más del 5% que arroja el prorrateo comparado de esos datos.

Hay dos campos en los cuales los empleos verdes serán trascendentes, dado que se trata de espacios que, todavía hoy, continúan sin desarrollarse plenamente. En ambos espacios hay un potencial económico que permite pensar en dividendos interesantes para las empresas o estados que se embarquen en ellos, de todos modos, vale tener en cuenta que las “empresas verdes” son, por lo general, empresas económicamente viables luego de un plazo de tiempo relativamente extenso, pero que una vez que logran encontrar su funcionamiento pleno y aceitado los réditos resultan ser más que interesantes.

El primero de estos campos es, acaso, el que más sencillamente se asocia a los empleos verdes: el de la energía renovable, acaso no haya estudiante de ingeniería que no se plantee, en su formación actual, adquirir algunas competencias básicas en tal área. Sería una opción interesante para aquellos profesionales que ya se encuentran graduados el considerar posgrados o  especializaciones en áreas para las que, al momento de sus estudios, no fueron capacitados; podrían sumar conocimientos actualizados y experiencia de trabajo, lo que los convertiría en actores atractivos en el mercado laboral.

El segundo de estos campos es el que se vincula con los Residuos, tanto urbanos como industriales. Actualmente, sólo en España, hay más de 140.000 empleos verdes vinculados con la recolección y gestión de residuos, pero lo interesante es que, actualmente, el porcentaje de residuos reciclados es muy bajo, y que a medida que se cumplan los porcentajes establecidos como metas por la UE la cantidad de empleos deberá ir incrementándose, lo cual generará empleos bien remunerados para aquellos que se encuentren preparados para la ocasión.

Fotografía: luisrull

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...