El ‘DEP’: ¿en qué consiste del MIR Educativo propuesto en el Libro Blanco Docente?

El borrador del ‘Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria’ contempla la creación de una prueba de selección de docentes que tendría una duración de 7 años. Entre las diferentes fases del proceso destacan la puesta en marcha de un examen nacional y las prácticas obligatorias.

profesor

El Ministerio de Educación ya ha recibido el borrador del ‘Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria’, encargada al filósofo y pedagogo José Antonio Marina. El documento contiene una veintena de propuestas destinadas a docentes y claustros de profesores para mejorar la calidad de la enseñanza y lograr incrementar el rendimiento académico de los alumnos.

La propuesta más destacada del borrador consiste en la ampliación de la formación de los docentes españoles hasta los 7 años, dos más que en el presente. Estos años adicionales servirían para poner en marcha pruebas de selección entre los aspirantes a profesor y realizar prácticas laborales remuneradas en centros de enseñanza. Si bien podría considerarse un ‘MIR Educativo’, Marina ha llamado a este proceso de selección de profesores DEP ‘Docentes en Prácticas’.

Los autores reconocen en el borrador que la puesta en marcha del DEP conllevaría un gran coste para las arcas públicas, por lo que “sólo debe aplicarse a alumnos que hayan demostrado su aptitud y que vayan a tener la posibilidad de encontrar colocación”. Los responsables de la elaboración del texto han hecho hincapié en que los alumnos que aprueban los grados de Magisterio y el máster de habilitación a Secundaria son el triple de las personas que el sistema educativo puede emplear.

En concreto, Marina propone que la nueva formación de los docentes se articule como una titulación de Grado cursada en una Universidad (Grado de Educación Infantil y Primaria o Grado en cualquiera de las especialidades académicas, para secundaria), que tendría una duración de cuatro años. Tras superar la formación académica, los aspirantes deberían superar una habilitación profesional de tres años que correspondería al DEP, cuya primera fase sería una prueba de selección.

Según Marina, es “fundamental” seleccionar a los aspirantes antes de su entrada al Máster habilitante como profesor en uno de los ‘Centros Superiores de Formación del Profesorado’. Este segundo período de formación debería tener como objetivo transmitir la esencia de la profesión docente, sus competencias básicas, y enseñar cómo adaptar de esas competencias básicas a los diferentes niveles y especialidades. Se haría una diferenciación en función de las especializaciones: maestros y profesores de aula, orientadores, directores, inspectores y formación continua.

No obstante, la formación académica no es suficiente para garantizar la incorporación de profesores de calidad al sistema. Los autores del borrador apuntan la necesidad de realizar prácticas laborales, que serían objeto de seguimiento y de evaluación por parte de un tutor en un centro de formación adecuado. Estos tutores que han de acompañar a los docentes en prácticas deberán serlo por sus méritos; como reconocimiento a su tarea de formación, recibirían el reconocimiento y los incentivos adecuados.

El futuro proceso para ser profesor en España

1- Grado Universitario: Los aspirantes a docente deberían cursar y superar una titulación universitaria de grado, que podría ser el Grado en Educación Infantil y Primaria o un Grado en cualquiera de las especialidades académicas disponibles para ser docente de secundaria.

2- Examen nacional de acceso al DEP: Los aspirantes iniciarían una segunda fase que consistiría en la superación de una prueba a nivel nacional diseñada para comprobar el nivel de conocimientos y evaluar las competencias necesarias para la docencia. El examen sería común en todo el territorio, aunque podría variar de un año a otro por las ‘numerus clausus’; que permitiría adaptar cada prueba a las necesidades del sistema educativo.

3- Centro Superior de Formación del Profesorado: Los aspirantes que se presentaran el examen nacional de acceso al DEP obtendrían una nota global en la prueba, que les permitiría acceder o no al Centro Superior de Formación de Profesorado. En función de la nota obtenida, los alumnos podrían acceder a un Máster que les habilitaría para ejercer como profesores en un centro de enseñanza público, concertado o privado.

4- Prácticas en centros docentes: Una vez aprobado el Máster en uno de los Centros Superiores de Formación del Profesorado, los aspirantes pasarían a formarse por un período de dos años en ‘Centros docentes acreditados’ bajo la supervisión directa y continua de un tutor, adecuadamente seleccionado. Estos alumnos tendrían la condición de ‘Docentes En Prácticas’ (DEP)> y percibirían por su trabajo una retribución económica adecuada.

5- Habilitación como maestro o profesor: Una vez aprobado el DEP, el aspirante estaría habilitado para ejercer la docencia en el sistema público –mediante las oposiciones que determinen las comunidades autónomas como sucede ahora–, en la enseñanza concertada o en la privada. De esta forma, todos los docentes de la enseñanza reglada tendrán que poseer la titulación DEP. Quienes no superasen estas fases podrían dedicarse a la enseñanza en academias, pero nunca dentro del sistema educativo reglado.

Imagen: Profesor vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...