¿Cuál es el futuro de la formación profesional en Europa?

La formación profesional en Europa sigue creciendo, conoce los beneficios y sus puntos negativos

Este es el futuro de la formacion profesional en Europa

Desde hace un buen tiempo, se han realizado diversidad de conferencias, congresos, talleres y demás actividades que han permitido que profesionales y expertos en formación profesional, comenten sobre las oportunidades y desafíos a los que se exponen las personas en la actualidad, y que ha futuro, se prevé seguirán influyendo en el campo laboral.

Se ha determinado que los cambios suscitados y los venideros, vienen dados por la demografía, la dinámica de los mercados laborales y la tecnología, pues día tras día, estos tres factores se modifican.

Las predicciones sobre el futuro de la formación profesional

Para poder tener una idea de los cambios venideros, los expertos han optado por basar sus investigaciones en estudios previos. El ultimo análisis, basado en un estudio elaborado por Cedefop, titulado “Investigación sobre la naturaleza cambiante y el papel de la formación profesional (FP) en Europa”, abarcó un periodo de 3 años, en los cuales pudieron apreciarse los cambios producidos a lo largo de dicho tiempo e incluso, desde la última década.

Según lo analizado, es posible determinar cómo se desarrollará la formación profesional en algunos años, ya que teniendo como guía el patrón anterior, se puede tener una base de los posibles cambios en la FP en toda la Unión Europa, Islandia y Noruega.

Algunos de los aspectos evaluados en el informe que te comentamos, son: la definición de la FP y lo cambiante de su concepto, los agentes que influyen en como se desarrolla la FP, la influencia de la FP tradicional en la educación secundaria superior, la FP según el aprendizaje permanente, la importancia de la FP en la educación superior y las circunstancias en las que se puede desarrollar la FP en Europa en el siglo XXI.

¿Cómo se concibe la formación profesional en Europa?

En Europa, hasta el momento, se han desarrollado dos percepciones sobre la formación profesional:

Positiva

Concibe la formación profesional como un conjunto de prácticas que desarrollarán un cambio de paradigma no solo en la FP como tal, sino en la formación integral y en la educación. Ampliar los conocimientos que contemplan la formación y la educación, específicamente en la educación superior, permitirá una mejor orientación profesional.

Además, el incentivar y mejorar la calidad de la formación profesional, son planteamientos igual de importantes que el aprendizaje permanente, ya que se fomenta una mayor cultura de aprendizaje en adultos, lo que se traduce en una mayor inclusión de estos en los programas de FP, y, por ende, en el campo laboral.

Negativa

Muchos expertos en la materia, han notado que la FP ha llegado a decaer, considerándola una forma de enseñanza pobre, al que acuden cada vez menos alumnos -reduciendo el volumen de la matrícula-, fenómeno que podría seguir viéndose en los próximos años y podría agudizarse.

Ante el acceso a la educación superior académica y lo atractiva que puede llegar a ser esta propuesta educativa, el escenario para la formación permanente continuará en picada, ya que parte de los conocimientos y habilidades que suelen enseñarse en los programas de FP, han perdido vigencia y resultan poco útiles ante la inminente digitalización que progresivamente dominará el mundo empresarial y la polarización laboral.

Ambas percepciones han generado diversidad de opiniones y discusiones en foros, así como en otras actividades que fomentan la interacción, ya que de esta forma se plantean interrogantes y se tiene una idea más amplia de cómo se desarrollará la formación profesional en el futuro, cómo se podría reorientar y cómo podría influir en la sociedad europea.

¿Cómo se ve la formación profesional en el futuro?

Aunque no se intentan hacer premoniciones al respecto, si se busca advertir los posibles cambios en la formación profesional, e inspirar disertaciones donde se planteen contenidos, estructuras y resultados que puedan mejorar su enseñanza. Igualmente, es importante vislumbrar las posibles tendencias y roles que se podrían desarrollar a la larga, las cuales ameritarán de apoyo político y social.

Mayor enfoque en el empleo

La concepción tradicional de la FP podría cambiar, pues deberá enfocarse específicamente en la actualización de conocimientos, la capacitación y perfeccionamiento de habilidades concretas que permitan a las personas, desenvolverse en trabajos específicos que sean demandados en el mercado laboral.

Para un mayor eficacia y calidad profesional la FP deberá ser continua, ya que deberá responder a las necesidades del entorno y fomentar la empleabilidad. De no realizar estos cambios a largo plazo, la FP dejará de ser una opción para jóvenes y adultos, ya que no podrá competir con otros sectores educativos.

Desarrollo de competencias ocupacionales y profesionales

La formación profesional deberá centrarse en desarrollar habilidades y ocupaciones concretas, que fusione tanto el conocimiento como las prácticas necesarias para desarrollar un determinado trabajo, por tanto, las instituciones y centros formativos deberán definir su programa de enseñanza y fortalecer sus contenidos, para lograr que sus egresados tengan un nivel de conocimiento que se equipare a la educación superior en general.

Aprendizaje permanente

Deberá ampliarse la definición de formación profesional, ya que debe buscarse el aprendizaje integral en todos los ámbitos relacionados a un trabajo en específico: comprender el mercado laboral en el que se enmarca, el dominio de todos los niveles educativos y como la persona deberá desenvolverse en todos los escenarios institucionales; de allí la necesidad de combinar y conectar varias formas de aprendizaje.

¿Qué piensas de estos cambios?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...