Cómo ser el mejor empleado del mes

Ser el mejor empleado del mes no sólo se trata de rendimiento y productividad, también se trata de actitud y buen carácter. En ese sentido, puede que te sirvan algunos consejos que suelen utilizarse en el mundo de la interpretación. Te invitamos a echarles un vistazo.

Descubre las técnicas para ser un buen empleado más allá de tu rendimiento

Ser el mejor empleado, no es simplemente algo que se deba a tu desempeño laboral, sino también a tu actitud y carácter. Mediante el uso de algunos consejos de comportamiento utilizados por los actores en el teatro, pronto puedes ser el mejor empleado de la oficina. Son los siguientes.

1. Lee el ‘escenario’

Antes de actuar en el escenario, los actores deben pasar semanas e incluso meses ensayando. ¿Recuerdas cómo preparabas tu tarea o estudio antes del examen? Ahora es exactamente lo mismo. Digamos, por ejemplo, que una reunión semanal está programada y quieres destacarte. Es necesario prepararte para ella y tendrás toda la semana para confeccionar una gran presentación de aquello en lo que has estado trabajando durante días.

2. Deshacerse de la ansiedad

Tómate tu tiempo para meditar. De 3 a 5 minutos son suficientes para deshacerte de tu nerviosismo. Hazlo por lo menos dos veces al día, una vez después de llegar a la oficina y otra después de la hora del almuerzo. Los actores lo hacen no sólo en el ensayo, sino también antes de la puesta en escena. Por lo tanto, trata de hacer este ejercicio también antes de entrar en la sala de reuniones.


3. Ser un buen espectador

Imagínate a ti mismo como parte de los espectadores. Esto te ayuda a interactuar con los que solo van a ‘ver’. Al mirar desde el punto de vista del espectador te es posible entender sus necesidades. Es lo mismo que ponerse en el lugar del jefe: al conocer sus necesidades puedes dar lo mejor para la compañía y para los objetivos de la misma.

4. Todo está en tus ojos

Actuar tiene que ver con la mirada. Tus ojos son la ventana a tu alma, y por eso es necesario que mires a los ojos de la persona con la que estás hablando. Ya sea tu jefe o tu compañero de trabajo, tanto en la conversación diaria como en las reuniones de la empresa.

5. Práctica vocal

Seguro que odias escuchar a alguien que no puede controlar su propia voz. Ya sea porque tenga un timbre demasiado alto o demasiado bajo, casi imperceptible. Como a ti también puede pasarte, es necesario que controles tu voz. Tomar una respiración profunda antes de empezar a hablar te será de mucha ayuda.

6. El momento adecuado

¿Cómo sería si dos o tres actores hablaran al mismo tiempo? El espectáculo sería un caos. Por esa razón, necesitas saber cuándo hablar y cuándo escuchar. Evita hablar cuando tu jefe o compañeros de trabajo están hablando. Espera hasta que llegue tu turno. En consecuencia, también te van a escuchar cuando tu hables.

Fotografía: katerha en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...