Cómo hacer la transición de la oficina al freelance

Quienes han trabajado durante muchos años en una oficina con todo y sus rutinas no encuentran la forma de pasar a una modalidad freelance, pero aquí os dejamos 4 consejos para hacer la transición más fácil.

Muchas veces hemos explorado las ventajas y desventajas de trabajar freelance, las características necesarias para este tipo de trabajador, incluso las herramientas con que deberá contar si acaso quiere trabajar desde su casa o desde cualquier sitio pero sin acudir a un espacio físico determinado a cumplir una jornada laboral.

Pero, para las personas que han trabajado mucho tiempo en relación de dependencia, es probable que aún hechas todas estas exploraciones resulte un desafío que no se sabe cómo empezar a resolver, para ellos, para quienes no sabe cómo hacer la transición de la oficina a su casa sin perder trabajo, ingresos, productividad, aquí van 4 consejos:

1. Mantén una apariencia de rutina.

La parte más emocionante de lanzarse a una carrera freelance es que te conviertes en tu propio jefe. Puedes decidir cuándo, dónde y cómo quieres trabajar. Si bien esta nueva realidad es, sin duda una liberación, todavía requiere mantener algún tipo de rutina.

Muchos trabajadores independientes se sienten tan emocionados por su mayor flexibilidad que se despiertan y se van a dormir a horas extrañas, llevan su pijama todo el día, y dicen que sí a todos los amigos que quiere ir para el almuerzo o un café.

Es necesario establecer reglas a tí mismo si deseas mantener la productividad y un flujo de caja estable. Por supuesto, no tiene por qué ser tan rígido como el trabajo de la oficina, pero recuerda a dormir con regularidad y escribir un programa. Incluso si no tienes el mismo horario todos los días, establecer algunos parámetros te mantendrá enfocado y disciplinado.

2. Trabaja cerca de alguien más al menos dos veces a la semana.

Una queja repetida entre freelancer, junto con profesionales independientes, es que existe una sensación de soledad bastante grande. Incluso si tus ex compañeros de oficina te irritaban, esa interacción humana era fundamental para mantenete saludable y feliz.

En lugar de trabajar desde tu casa todo el tiempo, asegúrate de salir de la casa y trabajar en diferentes lugares donde se pueda estar entre la gente, ya sea en un café, un espacio de trabajo de un compañero o la biblioteca local.

3. Ahorra dinero, es mucho más importante como un profesional independiente.

El mayor ajuste en la transición de tiempo completo a los trabajadores independientes suele ser la pérdida de un sueldo fijo. A pesar de que durante el transcurso de un año, puedes ganar potencialmente aún más que en tu trabajo de oficina anterior, los ingresos viene a borbotones y arroyos.

Es necesario ahorrar los ingresos de épocas de mucho trabajo para los momentos en que el mismo baja. Esta es la cosa más importante a tener en cuenta como freelance.

4. Disfruta de las ventajas.

Algunos trabajadores freelancer se toman tan en serio el trabajo en sus casas que se olvidan de por qué habían querido salir de la oficina y hacen de su hogar, otra oficina, con iguales obligaciones. Así, fuera de la oficina, igual se sienten estresados.

Es importante disfrutar de esas diferencias de trabajar independiente y aprovechar para, por ejemplo, jugar con los hijos, pasear al perro en mitad del día, o tumbarse a leer un libro en el jardín. Ya tendrás tiempo de recuperar el trabajo siempre que mantengas la autodisciplina necesaria de equilibrar.

La importancia de conocer estas técnicas para pasar de la oficina a freelancer radican en que en teletrabajo se está convirtiendo en la forma de empleo del futuro y es posible que te veas tentado de hacerlo en el corto plazo.

Fotografía: sporras en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...