¿Cómo cogerse vacaciones siendo freelance?

Los ‘freelance’ son la única especie de trabajador que parece tener aversión a las vacaciones, aunque constituyan un derecho y un deber. Si ha llegado septiembre y aún no has parado de trabajar, te recomendamos seguir estos consejos para tomarte unos días de descanso.

freelance

Llega el mes de septiembre y muchos trabajadores ven como sus vacaciones ha quedado atrás, aunque para otros es la fecha de inicio de sus ansiadas semanas de descanso. No obstante, hay una minoría de trabajadores que puede ver en las vacaciones a un enemigo a combatir que sólo roba tiempo y beneficios: los freelance.

Los vacaciones son necesarios para todo tipo de empleados, quienes necesitas descansar unos días para volver con energías renovadas al trabajo, por lo que renunciar a este tiempo de ocio nunca es buena idea. Con todo, trabajar durante todo el año, sin plazos, sin días de asuntos propios o vacaciones remuneradas, con pocos proyectos firmes de los que vivir es algo agotador. El estrés por conseguir nuevos trabajos y organizar los aceptados puede hacer que el tiempo libre pase a un segundo plano para los trabajadores freelance. Por ello, quienes trabajan en modalidad freelance acostumbran a pensárselo bien antes de tomarse un descanso.

Encontrar el momento adecuado de tal modo que no se renuncie a posibilidades de empleo y que permita cumplir a tiempo con los trabajos que ya se encuentran en proceso de realización es algo difícil de encontrar para un trabajador por cuenta propia. Más aun cuando los empleadores tienden a extender el mito del freelance 24/7, un trabajador que está disponibles en cualquier momento, hora, fecha e incluso en período de vacaciones.

Si bien su política de trabajo flexible exige tener una mayor disposición a aceptar encargos, lo cierto es que también tienen el derecho y el deber de tomarse vacaciones. Aunque ellos mismos lo pongan en duda una y otra vez. Ser freelance no implica tener que renunciar a hacer un parón del trabajo en época de vacaciones y si te aplicas estos consejos, verás cómo sí es posible tomarte esos ansiados días de descanso, aunque sean en septiembre.

No abuses del portátil

Los ordenadores pueden ser el mejor aliado y el peor amigo de los trabajadores freelance. Siempre puede surgir un encargo de último momento, una tarea que tengamos que volver a hacer o una oferta de trabajo. Incluso para tareas personales, puede ser necesario tener a mano un ordenador. No obstante, debemos tener algunos límites a la hora de emplear esta herramienta durante nuestros días de vacaciones.

Durante tus días de vacaciones, trata de evitar ponerte a trabajar en todo aquello que no sea de absoluta urgencia. Para evitar pedidos en fechas reservadas a tu descanso, puedes avisar a tus empleadores habituales para que no te manden proyectos o no se pongan en contacto contigo esos días. Con todo, si es una tarea inevitable que no puede esperarse hasta después de tus vacaciones, intenta ponerte un plazo para que no ocupes todo tu tiempo libre en esta tarea: quizás lo mejor es estar encerrado un día con el ordenador para terminar el proyecto o dedicarle un par de horas diarias. Ante todo, recuerda que estás de vacaciones.

Deja todo terminado antes de salir

Si piensas que avanzar la mayor parte del trabajo y dejar unos pocos detalles sueltos que revisar mientras te tomas tus vacaciones es una buena idea, estás equivocado. Recuerda que estos días libres son para descansar de principio a fin. Ningún “detalle” debería interrumpir tus merecidos días de descanso; así que lo mejor es que dejes el trabajo terminado antes de irte de vacaciones. Tampoco dejes cabos sueltos para cuando vuelvas, quizás necesitas un día más para poder deshacer las maletas, descansar de un viaje u organizar la casa.

Planifica tu viaje y desconecta de todo

Los imprevistos, además de muy molestos, suelen hacer repuntar nuestros niveles de estrés. Siendo un trabajador freelance, no puedes permitirte tensar aún más tus nervios, por lo que es aconsejable que optes por organizar lo mejor que puedas tu viaje y asegurarte de que estás demasiado ocupado disfrutando de tus vacaciones como para pensar en trabajar.

Por otro lado, es recomendable que busques un pasatiempo que te permita desconectar y disfrutar del lugar en el que te encuentras, de modo que no estés pendiente de revisar tu bandeja de entrada de e-mails o sientas la tentación de ponerte a trabajar. Sobre esto, el móvil puede ser una gran ayuda para planificar tus vacaciones, pero debes restringir su uso para evitar volver a caer en las redes del trabajo.

Marca una fecha de salida y regreso

Primero, tener una fecha de salida y regreso al trabajo te permitirá ser consciente de los días que tienes sólo para ti, pudiendo disfrutarlos al máximo. No obstante, tener un calendario fijado te permitirá contactar con tus empleadores recurrentes para informarles de tu período de vacaciones. Si tienes un blog personal u otros medios de contacto, no olvides incluir esta información para que posibles empleadores interesados en tu perfil como freelance sepan de tu estado.

Por último, es aconsejable que dejes un día de descanso en caso que vayas de viaje. Tener un día de reserva que aprovechar para deshacer las maletas, hacer la compra o estar tumbado en el sofá sin hacer nada puede ser la guinda a unas buenas vacaciones como freelance. No caigas en el error de empalmar un viaje con la vuelta al trabajo, porque regresar será aún más duro de lo que pueda parecer.

Imagen: SnapwireSnaps

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...