Cómo adquirir dotes de liderazgo en el trabajo

Un líder no es alguien autoritario que no confía en sus empleados, sino una persona asertiva, empática y que es capaz de conectar con sus empleados de forma individual

dotes de liderazgo

Cuando asciendes en un empleo, empiezas a tener gente a tu cargo. Ser jefe podría parecer sencillo, pero realmente es complicado ser un gran líder, el cual se asegura de que sus empleados sean productivos y estén satisfecho.

Si has sido ascendido recientemente o esperas hacerlo alguna vez, deberías adquirir dotes de liderazgo en el trabajo. Esto no sólo te ayudará a ser un mejor líder en el trabajo, sino que también te ayudará en la vida.

Trucos para adquirir dotes de liderazgo en tu trabajo

Lo primero es detectar cómo es tu estrategia de liderazgo actual. Un buen líder sabe motivar a sus empleados, hace que estén contentos y logra que sean muy productivos. Si notas que nadie te critica y que los empleados tienen miedo a equivocarse, es que estás siendo demasiado autoritario.

Así mismo, si no hay comunicación con tus empleados, tampoco estás teniendo una buena estrategia de liderazgo. Eso sí, si notas que solo hablan contigo de trabajo, es que no tenéis la suficiente confianza.

Para cambiar esto, debes conectar con tus subordinados. Debes dejar la autoridad de lado y ser positivo, empático y humilde con ellos. Esto hará que te vean como alguien más cercano. Así mismo, debes dejarles algo de libertad, pues se ha demostrado que estar encima de ellos no es positivo.

Otra parte importante es la comunicación, tanto para lo bueno, como para lo malo. Debes aceptar críticas de tus empleados, algo que te permitirá también mejorarte a ti mismo. Ten la mente abierta a todo lo que te llegue y escucha las ideas que tengan que decirte.

Así mismo, un líder debe dar ejemplo. Si te pones a delegar tareas, vas a tener una mayor antipatía por parte de tus empleados. Por ello, debes implicarte con ellos lo máximo posible, enseñándoles y tratando de que aprendan.

Un buen líder invierte tiempo para que sus empleados mejoren. No solamente debe preocuparte tu carrera profesional, sino también la suya. Debes empoderarlos y darles desafíos para cumplir, que vean que te preocupas por ellos y su futuro. Así mismo, debes conocer a cada uno personalmente, averiguando sus inquietudes y sus preferencias. Por ejemplo, algunos serán más tímidos y preferirán los mensajes de texto, mientras que otros preferirán la charla directa.

Finalmente, debes ser una persona honesta y transparente. Si eres sincero y directo con tus empleados, tanto para lo bueno como para lo malo, ellos te van a respetar más.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...